El Congreso reprende a Marlaska por la muerte de los guardias civiles

Fernando Grande-Marlaska, ministro del Interior en el Congreso. / RR.SS
Fernando Grande-Marlaska, ministro del Interior en el Congreso. / RR.SS
El Gobierno saca adelante el techo de gasto, pero el PP anticipa que volverá a rechazarlo en el Senado. Podemos y Junts se abstienen para dejar solo al ministro de Interior por los hechos de Barbate.
El Congreso reprende a Marlaska por la muerte de los guardias civiles

El pleno del Congreso ha aprobado una moción impulsada por el PP para la reprobación del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska. La petición se basa en la gestión del ministro y la trágica muerte de dos guardias civiles en Barbate (Cádiz), quienes perdieron la vida al ser arrollados por una narcolancha el pasado 9 de febrero.

La moción ha obtenido el respaldo de los diputados populares, Vox y UPN, sumando un total de 171 votos a favor. Por otro lado, Podemos, Junts y Coalición Canaria se abstuvieron en la votación, mientras que el resto de los partidos del bloque de la investidura emitieron sus 165 votos en contra en el pleno.

Esta no es la primera vez que Marlaska enfrenta una reprobación. Hace un año, el Congreso ya censuró su gestión por la tragedia en la valla de Melilla, donde murieron al menos 23 inmigrantes intentando ingresar a España. El Senado reprobó al ministro de Interior por la muerte de los guardias civiles, aprovechando su mayoría absoluta en la Cámara alta.

La decisión de abstenerse por parte de Podemos y Junts fue determinante en esta votación. A pesar de las críticas a la gestión del ministro, los socios de Gobierno no respaldaron la reprobación en el Senado la semana pasada, donde el PP contaba con mayoría absoluta.

El Gobierno aprueba el techo de gasto

Durante el debate de la moción, el PP calificó de “nefasta” la gestión de Marlaska y afirmó que los guardias civiles en Barbate fueron “ejecutados salvajemente” debido a la falta de medios adecuados.

Aunque ERC y Bildu expresaron motivos para reprobar a Marlaska, decidieron unir su voto al del PSOE, rechazando así la moción del PP.

Además, se rechazaron otras iniciativas durante la sesión, como la propuesta de UPN para poner fin a los homenajes a ETA y la moción de Vox que buscaba garantizar la independencia judicial, planteando el cese del fiscal general del Estado y la reforma en el sistema de elección de los vocales del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).

Las formaciones del bloque de la investidura sí se mantuvieron fieles para aprobar el techo de gasto y la senda de déficit, un paso crucial de cara a la elaboración de los Presupuestos. Pero el triunfo del Gobierno fue de escaso valor, ya que la última palabra de las cuentas públicas la tiene el Senado, donde los partidos de derecha ya lo tumbaron el pasado 7 de febrero. @mundiario

Comentarios