Buscar

MUNDIARIO

El Congreso de EE UU procederá con una acusación formal contra Trump

Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes, anunció que el Congreso estadounidense acusará formalmente al presidente por abuso de poder en beneficio propio. A su juicio, la investigación llevada a cabo pone al mandatario en la cuerda floja.

El Congreso de EE UU procederá con una acusación formal contra Trump
Donald Trump, presidente de Estados Unidos. / Twitter
Donald Trump, presidente de Estados Unidos. / Twitter

Firma

Valeria M. Rivera Rosas

Valeria M. Rivera Rosas

La autora, VALERIA M. RIVERA ROSAS, escribe en MUNDIARIO, donde fue coordinadora general. Es licenciada en Comunicación Social, mención Periodismo Impreso. Graduada de la Universidad Privada Dr. Rafael Belloso Chacín de Venezuela. @mundiario

Donald Trump, presidente de EEUU, enfrentará una acusación formal de parte del Congreso por abuso de poder en beneficio propio, algo que con toda probabilidad lo llevará a juicio. La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, se dirigió a la nación para anunciar que el Congreso empezaría a preparar los cargos contra el mandatario por el escándalo de Ucrania. Sin dejar dudas al respecto, Pelosi afirmó que las pruebas halladas hasta ahora eran suficientes para demostrar el abuso de poder por parte del republicano, y buscando salvaguardar la Constitución y la voluntad de los padres fundadores, la presidenta anuncia finalmente el inicio del cuarto impeachment o destitución en la historia de EE UU.

“Lo que está en juego es nuestra democracia, el presidente no nos deja otra opción que actuar”, dijo Pelosi. “El presidente –continuó– ha abusado de su poder menoscabando nuestra seguridad nacional y amenazando la integridad de nuestras elecciones. Estas acciones son un desafío a la visión de nuestros fundadores y al juramento de su cargo para preservar, proteger y defender la Constitución de Estados Unidos”.

La tercera autoridad de la nación y la demócrata más poderosa, se distanció de las formas de Trump y no apeló a criticarlo directamente, sino a tratar con los pruebas encontradas para justificar el juicio que previsiblemente llevarán contra el mandatario el próximo año. Durante dos años Pelosi se opuso al impeachment, incluso cuando se estaba llevando una investigación contra el presidente por la trama rusa.

Pero la paciencia de Pelosi tuvo sus frutos y el pasado septiembre la Cámara de Representantes, de mayoría demócrata, inició una investigación para saber si Trup había abusado de su poder al hacerse público su intento de coaccionar al presidente de Ucrania para que la justicia de ese país iniciase una investigación contra Joe Biden y su hijo Hunter. Como forma de ‘soborno’ el mandatario utilizó ayudas militares y una reunión bilateral con el presidente Volodímir Zelenski. Al final, Trump buscaba que dicha investigación le beneficiase electoralmente.

“Si tienen que hacerme un impeachment, háganlo rápido, de forma que tengamos un juicio rápido en el Senado y nuestro país pueda volver al trabajo”, escribió el mandatario en Twitter sabiendo que cuenta con la mayoría republicana en el Senado, donde será definitivo el juicio político.

Trump es el cuarto presidente de EE UU que se enfrenta a un impeachment, y probablemente este sirva solo para empañar su imagen. En el pasado ningún otro juicio político logró la salida de un presidente. Tanto Andrew Johnson, en el siglo XIX, y Bill Clinton, en los años noventa, superaron la votación en el Senado, mientras que Richard Nixon optó por renunciar en 1974 tras el escándalo por el Watergate. @mundiario