Buscar

MUNDIARIO

El Congreso de EE UU aprobó un nuevo paquete de sanciones contra China

La Cámara Alta dio luz verde a un proyecto de impone nuevas penalizaciones contra Pekín por la aprobación de una iniciativa legislativa sobre Hong Kong. 
El Congreso de EE UU aprobó un nuevo paquete de sanciones contra China
El Congreso estadounidense impuso sanciones a China.
El Congreso estadounidense impuso sanciones a China.

Estados Unidos cumplió su advertencia contra China. El Senado, cuya mayoría es republicana, aprobó un nuevo paquete de sanciones sobre Pekín que, en la víspera, le dio luz verde a una iniciativa legislativa de seguridad que atentaría contra la autonomía de Hong Kong. Antes ya lo había hecho la Cámara de Representantes.

El senador demócrata Chris Van Hollen, impulsor del proyecto de ley, subrayó en el hemiciclo “la urgencia” de la situación en Hong Kong, instando a Trump a promulgarla “de inmediato”. En tanto, para el republicano Pat Toomey, coautor del texto, la ley envía “el mensaje de que Estados Unidos y el mundo libre ya no quieren ignorar los peores actos” de Pekín.

La nueva legislación también apunta a funcionarios chinos y a la policía de Hong Kong, volviendo obligatorias las sanciones estadounidenses en su contra si están señalados de restringir las libertades en Hong Kong. Además, la ley penaliza a los bancos, incluido el bloqueo de préstamos de instituciones, si realizan “transacciones significativas” con personas identificadas como infractoras de la autonomía en ese importante centro financiero mundial.

La iniciativa ahora pasará al escritorio del presidente Donald Trump, quien debe promulgar la norma para que entre en vigor. De hecho, el inquilino de la Casa Blanca también se ha mostrado a favor de cargar contra China al que, además, apunta de la actual crisis mundial por la pandemia del coronavirus.

China, por su parte, ha amenazado con “fuertes contramedidas” si la iniciativa se convierte en ley.Al respecto sobre lo aprobado contra Hong Kong, según reportes locales, el primer día de su entrada en vigencia, 370 manifestantes fueron detenidos luego de congregarse a protestar. 

De los arrestos, seis hombres y cuatro mujeres fueron detenidos por supuestamente violar la nueva ley, que establece penas de hasta cadena perpetua para delitos de “secesión, subversión contra el poder estatal (cargo habitualmente usado contra disidentes y críticos), actividades terroristas y confabulación con fuerzas extranjeras para poner en riesgo la seguridad nacional”.

Además de Estados Unidos, numerosos otros miembros de la comunidad internacional han manifestado su firme oposición a que China siga adelante con la ley. El martes, Un grupo de 27 países occidentales, liderados por el Reino Unido, instaron al país a que diera marcha atrás con ella. @mundiario