Buscar

MUNDIARIO

El confinamiento nocturno tendría un efecto limitado si no se acompaña de otras medidas

Pedro Sánchez es responsable de los malos datos registrados en España tanto en la primera como en la segunda oleada pero, llegados a este punto, la activación del estado de alarma –un recurso constitucional– es una medida necesaria que debería apoyar la Oposición encabezada por el PP. / EDITORIAL
El confinamiento nocturno tendría un efecto limitado si no se acompaña de otras medidas
Pedro Sánchez y Pablo Casado. / Mundiario
Pedro Sánchez y Pablo Casado. / Mundiario

Redacción

Análisis de @mundiario

El Gobierno de España ha decretado de nuevo el estado de alarma para frenar la expansión del coronavirus en todo el país, si bien con Canarias se hacen excepciones. Como observa el analista político de MUNDIARIO José Luis Méndez Romeu, el estado de alarma, solicitado por diez autonomías, da una idea de la situación dramática en la que está España, con las peores cifras de Europa y, según los expertos, iniciando todavía la fase peor. Mantener las medidas de restricción de la movilidad durante seis meses y medio implica bloquear la actividad turística del puente de la Constitución, Navidades, Carnavales y Semana Santa, además de alterar el tradicional encuentro navideño de las familias españolas.

Si bien se establecen unas medidas para todo el territorio nacional, a la vez se dispone que las comunidades autónomas, dentro del paraguas juridico del estado de alarma, pueden adoptar aquellas medidas específicas que entiendan convenientes en cuanto que autoridades "delegadas" del Gobierno y ejercitar las potestades de control y sanción de su cumplimiento. De esta manera, como explica en MUNDIARIO el especialista Alfonso Villagómez, el llamado toque de queda se establece para toda España, salvo Canarias,  como medida de restricción del derecho fundamental de libertad de circulación de los ciudadanos  durante el periodo comprendido entre las  23 horas a las  6 horas,   en  el que  no se podrá salir de casa. Pero tampoco se podrá ir inicialmente  de una comunidad a otra  salvo en los casos de causas justificadas.  Las comunidades autónomas podrán así  adelantar o retrasar este margen horario de  confinamiento temporal  y fijar otras restricciones de confinamiento espacial para la entrada y salida de personas de sus territorios, así como  de otros   derechos y actividades  (reuniones, cierre de  establecimientos y locales), sin necesidad de tener que acudir a los Tribunales Superiores de Justicia para que las ratifiquen, o no.

Dados sus malos resultados, la gestión de la pandemia por parte del Gobierno de Pedro Sánchez es lógico que sea criticada. Suya es la responsabilidad principal de los datos registrados en España tanto en la primera como en la segunda oleada. Sin embargo, llegados a esta situación, la activación del estado de alarma –un recurso constitucional– es una medida necesaria que debería apoyar la Oposición encabezada por el PP. En realidad, no hay otra alternativa frente a la evolución de los datos sobre la pandemia y la consiguiente necesidad de adoptar medidas restrictivas de la libertad para reducir los contagios comunitarios. El mero confinamiento nocturno desde las 23.00 hasta las 6.00 horas, salvo en Canarias, tendría un efecto muy limitado si no se acompaña de otras medidas sociosanitarias, que ojalá puedan consensuarse entre los principales partidos y, a la vez, entre el Gobierno y las comunidades autónomas.

Expertos citados por el diario El País advierten de que el confinamiento nocturno no es la panacea. Los profesionales ven con buenos ojos que las medidas ya no estén al albur de los tribunales de justicia  y que se puedan tomar de manera ágil, pero también apuntan que puede haber escenarios muy distintos. @mundiario