La comunidad internacional presiona para que se detenga la violencia en Colombia

Protestas en Colombia. CNN.
Protestas en Colombia. / CNN.
El presidente Iván Duque inicia una ronda de diálogo con la oposición mientras las protestas suman al menos 27 muertos en 10 días.
La comunidad internacional presiona para que se detenga la violencia en Colombia

Los ojos del mundo siguen posados sobre Colombia. El país encadena el décimo día de protestas a la sombra de 27 muertos, más 800 heridos y unos 379 desaparecidos. El presidente Iván Duque ha iniciado este sábado una ronda de diálogo con la oposición, mientras la comunidad internacional presiona para que se detenga la violencia.

La ONU ha pedido garantizar el derecho a la libertad de reunión pacífica y a la protesta; y el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, se ha pronunciado para condenar la “tortura y asesinato cometidos por las fuerzas del orden”.

El sistema de Naciones Unidas en Colombia también ha denunciado un uso excesivo de la fuerza y brutalidad policial durante las manifestaciones, que estallaron contra la reforma tributaria planteada por Duque pero han ido mucho más allá. “Toda acción de la fuerza pública debe observar plenamente la protección y el respeto por los derechos humanos”, ha subrayado la organización en un comunicado. 

La sensación de alarma por la situación también ha llegado desde a Europa, Estados Unidos y Argentina. 
El vocero del Servicio Europeo de Acción Exterior, Peter Stano, subrayó el pasado martes que “la Unión Europea condena los actos de violencia, que apuntan contra los derechos legítimos a manifestarse, a la libertad de reunión y expresión. Es muy importante que se respeten estos derechos.”


Quizás también te interese: 

5 claves para entender las protestas que han dejado más de 800 heridos en Colombia


 

“Ruego porque el pueblo colombiano retome la paz social e insto a su Gobierno a que, en resguardo de los derechos humanos, cese la singular violencia institucional que se ha ejercido”, escribió el presidente de Argentina, Alberto Fernández, en redes sociales. La respuesta de Bogotá no tardó en llegar: “La institucionalidad democrática colombiana protege los derechos constitucionales de los colombianos y no será desprestigiada por este tipo de pronunciamientos que, además de ser una intromisión arbitraria, buscan alimentar la polarización que no contribuye a la convivencia y al consenso”, señaló la Cancillería. “Colombia seguirá siendo un país abierto al escrutinio internacional, pero rechazaremos siempre los pronunciamientos externos que no reflejan objetividad”, abundó en una declaración la canciller, Claudia Blum.

Desde Estados Unidos, se han alzado voces como la de Alexandria Ocasio-Cortez, Jim McGovern e Ilhan Omar, del partido del presidente Joe Biden. “Debe haber rendición de cuentas por la larga serie de abusos a los derechos humanos ejercidos por el Gobierno colombiano”, manifestó Ocasio-Cortez.

En el otro extremo, los gobiernos de Brasil, Chile, Ecuador, Guyana, Paraguay y Perú, socios de Colombia en Prosur, han dado una bocanada de oxígeno diplomático a Iván Duque al manifestar su respaldo al Ejecutivo, las instituciones y “a todas las partes interesadas en promover espacios de diálogo, recuperar la convivencia y garantizar el respeto a los Derechos Humanos”. @mundiario

La comunidad internacional presiona para que se detenga la violencia en Colombia
Comentarios