Buscar

MUNDIARIO

Las comparaciones entre las palabras de dimisión de Aguirre y las de Rajoy en 2013

Las comparaciones son odiosas y a veces injustas pero tras la dimisión de Esperanza Aguirre es imposible no recordar al presidente del Gobierno de España eludiendo su responsabilidad el 1 de agosto de 2013 ante el Senado.

Las comparaciones entre las palabras de dimisión de Aguirre y las de Rajoy en 2013
Rajoy en su comparecencia por el caso Barcenas y Aguirre anunciando su dimisión.
Rajoy en su comparecencia por el caso Barcenas y Aguirre anunciando su dimisión.

Firma

Maia García

Maia García

Periodista. Escribe en MUNDIARIO.

“Me equivoqué al mantener la confianza en alguien que no la merecía”. Estas declaraciones parecen dichas por Esperanza Aguirre en la tarde de ayer cuando presentó su dimisión alegando que se sentía “engañada” y “traicionada” por Ignacio González, “persona de mi máxima confianza”. Pero no, la frase con la que abrimos este artículo corresponde a Mariano Rajoy, presidente del gobierno de España, dicha en la comparecencia del 1 de agosto de 2013 ante el Senado para hablar sobre el caso Bárcenas, de presunta corrupción de su partido, el Partido Popular.

Hace casi cuatro años, Rajoy no tuvo más remedio que plantarse delante de sus compañeros de partido y otros de la oposición, en el Senado (el Congreso estaba en obras en ese momento) para decir que se equivocó al mantener la confianza en alguien que no la merecía, seguido de un aluvión de aplausos de sus compañeros populares, y continuar declarando que “¿Me equivoqué al confiar en una persona inadecuada? Sí. Cometí el error de creer en un falso inocente pero no el delito de encubrir a un presunto culpable”, aplausos de nuevo. La comparecencia sobre un grave caso más acolchada del presidente del gobierno.

Es irremediable que hoy nos recuerde aquella comparecencia, en la que no hubo intención alguna de dimisión, con la que este lunes 24 de abril protagonizó Esperanza Aguirre, ya exconcejala del Ayuntamiento de Madrid y exportavoz de Grupo Municipal Popular. “Este auto y esta prisión (de Ignacio González)… demuestran que yo no vigilé como debía. Por eso dimito del cargo político que ostento…”, declaró ayer Aguirre ante los medios.

“Para luchar contra ella (la corrupción) no es suficiente la acción de la justicia, siempre rigurosa pero demasiado lenta para las legítimas exigencias de los ciudadanos españoles”, decía Aguirre haciendo referencia a que deben ser los propios políticos los que también hagan de vigilantes y exigentes conocedores de con quién trabajan y a quién eligen para ostentar cargos de responsabilidad. “Yo tengo como norma de conducta no eludir nunca mis responsabilidades y por eso presento mi dimisión” sentenciaba.

Un discurso que bien podría haber sido escrito para Mariano Rajoy, cambiando Ignacio González por Luis Bárcenas ese 1 de agosto de 2013.

Las comparaciones son odiosas e injustas muchas veces pero no me digan que Esperanza Aguirre no ha dado un magnífico ejemplo a su líder político de cómo debe ejercer un cargo público.