Buscar

MUNDIARIO

¿Cómo Donald Trump llegó a la presidencia de EE UU en el 2016?

El republicano, que esta semana abandonó la Casa Blanca, alcanzó el poder hace cinco años porque aprovechó el rechazo al sistema político, la situación económica y el populismo. 
¿Cómo Donald Trump llegó a la presidencia de EE UU en el 2016?
Donald Trump en un mitín de hace cinco años. / TW @realDonaldTrump
Donald Trump en un mitín de hace cinco años. / TW @realDonaldTrump

Donald Trump abandonó esta semana la Casa BlancaEl magnate neoyorkino le puso así punto final a su travesía -iniciada el 20 de enero del 2017- como presidente de los Estados Unidos. Un cargo que, ciertamente, nadie creía que podría alcanzar en las elecciones de 2016 cuando su rival era la demócrata Hillary Clinton, la clara favorita de las encuestas y del establishment del país. Sin embargo, Trump fue a contracorriente y sorprendió a todos al lograr una victoria contundente contra la exsecretaria de Estado.

Ahora bien, hay muchas razones por las que el republicano se convirtió en mandatario a pesar de que no tenía experiencia política. De hecho, este punto fue el más explotado por Trump para ganar terreno en las últimas semanas de la campaña de hace cinco años. El republicano enarbolaba un mensaje de evidente rechazo a la clase política y el sistema. Por eso, mencionaba que su contendora Clinton reforzaría la idea de que Washington sería solo un entorno elitista y corrupto.

Y eso, ciertamente, lo explotó cuando el FBI anunció, días antes de las elecciones, una indagación contra la esposa de Bill Clinton por unos correos electrónicos donde mal utilizaba su cargo de secretaria de Estado durante la Administración de Barack Obama. A eso hay que agregarle que Trump aprovechó que, dentro del Partido Demócrata, no había mucho entusiasmo en apoyar a Clinton porque cierto sector desconfiaba de ella. 

La economía de EE UU

En ese escenario, además, el republicano también aprovechó para enrostrarle a su rival demócrata la situación económica que vivía la primera potencia mundial en el tramo final de la era Obama. Las clases medias trabajadores sintieron que el crecimiento norteamericano no llegaba a ellos. Por ejemplo, los hombres blancos de más de 50 años, de zonas postindustriales, trabajadores de sectores energéticos tradicionales sentían descontento por la poca remuneración que tenían. En ese sentido, el discurso populista y proteccionista de Trump fue ganando más terreno. 


Quizás también te interese leer:

El libro Trump, ¡estás despedido! llegó justo el día que se fue de la Casa Blanca

Andrés Hernández Alende: "Trump dejó entrever que piensa intentar un retorno al poder"


Es ahí cuando el magnate ensalzó lemas como "hacer a Estados Unidos grandioso de nuevo" para recoger las demandas de los norteamericanos y quitarles espacio a los inmigrantes y los musulmanes, considerados por Trump como los causantes de que los puestos de trabajo vayan a ellos y provoquen ataques terroristas contra el país. Este panorama, a fin de cuentas,  diversificó los votos de Trump en comunidades como los latinos, los blancos y los afroamericanos. 

La escena mundial

Sin embargo, en la Casa Blanca, Trump marcó una ruta que estuvo plagada de varios episodios polémicos. La propuesta para construir el muro en la frontera con México, su retirada del Acuerdo de París contra el Cambio Climático y el Tratado Nuclear, su guerra comercial y política con China e Irán, la persecución contra las comunidades inmigrantes, la intensa ofensiva para sepultar el sistema de salud Obamacare, su distanciamiento en la cooperación bilateral con la Unión Europea y América Latina, el desastroso manejo de la pandemia de la Covid-19 y el golpe a la institucionalidad democrática del país al intentar bloquear la proclamación del demócrata Joe Biden como su sucesor en el Capitolio el pasado 6 de enero.

"La era de Trump en la Casa Blanca deja un legado terrible: crispación política, una economía quebrada, una respuesta gubernamental ineficiente y muchas veces irresponsable frente a una pandemia que en los Estados Unidos está descontrolada, una desigualdad social muy pronunciada", menciona el escritor y periodista Andrés Hernández Alende en una entrevista con MUNDIARIO a propósito de la publicación de su libro Trump, ¡estás despedido!: El ascenso y la caída de un magnate en la Casa Blanca, editado por MUNDIEDICIONES

Más allá de lo que significó la era Trump que dejó, en el plano interno, un país dividido y en cuidados intensivos en términos económicos, y; por otro lado, en el plano internacional, un discurso proteccionista que acentuó liderazgos populistas en América Latina (Jair Bolsonaro en Brasil) y Europa (Boris Johnson en el Reino Unido) y debilitó el multilateralismo, queda por saber si el republicano se mantendrá vigente en la política ahora que ya no está en la Casa Blanca. En buena parte dependerá también de lo que vaya ocurrir con su situación en el Senado, donde se realizará el segundo juicio político (impeachment) en su contra que podría relanzarlo políticamente o liquidarlo con una inhabilitación para ejercer cargos públicos de por vida. @mundiario