La gestora del PSOE inicia el reto de reinventar a su resquebrajado partido

Javier Fernández. / catalunyapress.es
Javier Fernández. / catalunyapress.es

Tras haber hecho presidente a Mariano Rajoy y evitar unas terceras elecciones, el partido socialista debe ahora resarcirse. Su futuro, de momento, está en manos de Javier Fernández y su equipo.

La gestora del PSOE inicia el reto de reinventar a su resquebrajado partido

Tras haber hecho presidente a Mariano Rajoy gracias a la abstención de 68 de sus diputados, el partido socialista pasa ahora a un terreno no más cómodo, pero cuando menos no tan peligroso tampoco. Pendientes de la sanción a los rebeldes que no obedecieron con la orden del Comité Federal, la Comisión Gestora traza o debería estar trazando los planos para la estretegia de su reconstrucción. Mario Jiménez, portavoz de la gestora, anunció que quienes habían desobedecido al partido eran únicamente seis legisladores, descontando así a los del PSC, la magistrada Margarita Robles y la excomandante Zaida Cantera, ambas independientes por Madrid. 

Jiménez asegura que su partido no tiene jurisdicción sobre los catalanes ni sobre las dos independientes, por lo que su mano alcanzará solamente a los seis restantes. Es la estrategia del segundo de la comisión para reducir la importancia de esa rebelión. Antonio Hernando, portavoz del PSOE en el Congreso, se entrevistó antes de la segunda votación con varios partidarios del no, en un último intento por evitar que la zanja se hiciera más honda.

De acuerdo a Jiménez, los representantes del PSC "conectan más con otras circunstancias que tienen que ver con la evaluación absolutamente imprescindible que procede hacer de la relación que venimos manteniendo las dos organizaciones". El Consell Nacional había aprobado de forma abrumadora el no a Rajoy, con 241 votos a favor y una abstención.

El portavoz y el presidente de la comisión, todavía máxima autoridad socialista hoy por hoy, han aconsejado al partido que se debería revisar seriamente si conviene mantener la estrecha relación con los catalanes, luego de que tanto Miquel Iceta como Nuria Parlón, quienes se disputaron el liderazgo de los socialistas catalanes, abanderarán el no, no y recontra no. La revisión podría quitarle voz y voto a los catalanes en las decisiones que se tomen en Madrid. Aparte de la catalana, la federación de Baleares es la única cuyos diputados votaron en contra de lo impuesto por el Comité Federal.

La sanción por contradecir al comité va desde una multa de 600 euros hasta ser expulsado definitivamente del partido. El artículo 78 de los mandamientos socialistas reza que los diputados "están sujetos a la unidad de actuación y disciplina de voto". "Si la actuación originada (por los legisladores) se estimase grave por el comité federal, este tendría facultades para proceder a darle de baja en el grupo parlamentario, procediendo a incoar el correspondiente expediente, que será tramitado por la comisión federal de ética y garantías para que dicte las resoluciones a adoptar". Así, la más que probable apertura de expediente provocó que muchos diputados que combinan su función en las cortes con cargos orgánicos, terminaran absteniéndose pese a que su corazón les decía que no.

Pero hay quienes en la gestora que no quieren más pleitos. "Si queremos reconstruir, mi opinión es que ahora toca olvidarse de sanciones y proceder, de forma inmediata, a convocar congreso y primarias", asegura Francesc Antich. Sus palabras coinciden con las de Francina Armengol, quien era partidaria, como Sánchez, de un gobierno alternativo y mantener el no.

Sánchez exigió que la comisión de una fecha, hora y lugar para celebrar un congreso extraordinario. "Demos por concluida la Operación Triunfo que inició en 2014. Empecemos a tomarnos en serio a España y al PSOE", dijo Javier Lambán tras la renuncia del exsecretario general. @hmorales_gt

 

 

La gestora del PSOE inicia el reto de reinventar a su resquebrajado partido
Comentarios