Buscar

MUNDIARIO

Las "cloacas de Interior" tienen en España un cauce superior histórico de nutrido caudal

Tras el incidente entre el coronel de los Cobos y el ministro del Interior, Marlaska, diversos medios, de manera tan sesgada como incompleta, vienen realizando una recapitulación selectiva sobre las cloacas del Interior, olvidando otros episodios del pasado.
Las "cloacas de Interior" tienen en España un cauce superior histórico de nutrido caudal
Imágenes que evocan casos de las cloacas históricas.
Imágenes que evocan casos de las cloacas históricas.

Firma

Fernando Ramos

Fernando Ramos

El autor, FERNANDO RAMOS, es columnista de MUNDIARIO. Periodista. Doctor en Derecho y en Ciencias de la Información. Técnico de Radiodifusión y Televisión. Profesor jubilado de Derecho y Deontología de la Comunicación en la Universidad de Vigo. Profesor en la Escuela de Práctica Jurídica del Colegio de Abogados de Pontevedra y de los Encuentros Inter Academias en la Escuela Naval Militar. Autor de 28 libros de Derecho, Comunicación Institucional y Protocolo. Ha dirigido 20 tesis doctorales. Profesor invitado en varias universidades de Europa y América. Ejerció el periodismo 30 años en radio y los principales medios de Galicia. Fue corresponsal de la Agencia “Europa Press”, “Sábado Gráfico” y el diario “Ya”. Obtuvo el Premio del Colegio de Arquitectos de Galicia en defensa del patrimonio histórico y el Trofeo “Actualidad” por sus investigaciones sobre el contrabando y el narcotráfico. Fue presidente de la Asociación de la Prensa de Vigo y obtuvo dos veces el Premio Luis Taboada a la mejor labor informativa sobre Vigo. Está en posesión de la Cruz al Mérito Militar con distintivo blanco. @mundiario

En los últimos días, a raíz del incidente entre el coronel de los Cobos y el ministro del Interior, Marlaska, diversos medios, sobre todo digitales, de manera tan sesgada como incompleta, vienen realizando una recapitulación selectiva sobre las cloacas del Interior, de suerte que ignoran, olvidan y ocultan que este fenómeno tiene en España una historia, una trayectoria y un recorrido en el que no sólo pulula la derecha, sino el propio PSOE, de manera harto elocuente, que sentó en el banquillo a dos ministros del Interior de este partido y llevó a la cárcel por delitos comunes a uno de ellos y al secretario de Estado de Interior, y en su transcurso reciente a diversos altos mandos policiales, incluidos en su día al director general de la policía.

¿Por qué los medios que estos días recopilan la historia de las cloacas del Estado se olvida del GAL, de la mafia policial, de los fondos reservados, de Roldán, del chivatazo policial a ETA, caso Bar Faisán, en que la propia policía advirtió a que iban a por su estructura de financiación? Todo forma parte del mismo fango. Por cierto, que el presidente Aznar fue el que concedió el indulto al titular de Interior Barrionuevo y al secretario de Estado Vera, que apenas pisaron la cárcel.

Contradicciones actuales

En medio de todo esto, con apenas dos días de diferencia, hemos asistido a una llamativa contradicción y a un llamativo silencio. La portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, después de que Pedro Sánchez aludiera en el Congreso a su existencia, afirmaba: "Ya en nuestro país no existe el concepto de policía patriótica. Pertenece a otro momento. Trabajamos con hombres y mujeres preparados”. Sánchez vinculara el cese del coronel Diego Pérez de los Cobos con la policía patriótica del PP, que el ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska estaría depurando. Éste, luego de sus diversas versiones sobre el caso, no dijo nada.

Ahora mismo, aparte de la acusación al PP de crear una “policía patriótica” y de las recientes acusaciones a la propia Guardia Civil de albergar en su seno un grupo golpista que trata de desacreditar al Gobierno, se vienen exhumando otros graves episodios, en absoluto desdeñables y de extrema gravedad, pero no lo son menos lo que se ocultan. En el caso del PP aparece por medio el tenebroso comisario Villarejo.

La imputación más grave apunta a Rajoy a quien se acusa de haber creado con Jorge Fernández Díaz en el Ministerio del Interior, una unidad secreta en la Policía Nacional cuyo primer objetivo fue investigar a los políticos independentistas sin orden judicial, empezando por Jordi Pujol y su fortuna, sirviéndose especialmente de la colaboración de la ex novia de uno de sus hijos. En la misma diana de esas investigaciones se acusaba a dicho entramado policial de urdir un plan contra Podemos y su financiación, incluidos rocambolescos episodios como el robo de un teléfono. Las propias imprudencias de algunos personajes dejaron al descubierto las acciones de espionaje a los políticos independentistas catalanes. También en este caso se reveló el repetido uso indebido de fondos reservados, en el que aparece como beneficiario el chófer de Luis Bárcenas. Todo eso es cierto. Pero las cloacas tienen más hijuelas, cauces y antecedentes.

Marlaska-Sánchez-1 [640x480]

Sánchez defiende a Marlaska.

Las historias olvidadas

En julio de 1998 el ministro del Interior, Barrionuevo, y el secretario de Estado, Vera, fueron condenados por la Sala Segunda del Tribunal Supremo a diez años de prisión y doce de inhabilitación absoluta por el secuestro de Segundo Marey,​ reivindicado por los Grupos Antiterroristas de Liberación (GAL), y el delito de malversación de caudales públicos para la financiación de los GAL. Su ingreso en prisión no se produjo hasta septiembre y tan solo tres meses después fueron excarcelados gracias a un indulto parcial del Gobierno de José María Aznar, solicitado por un grupo de concejales socialistas. No obstante, la sentencia condenatoria fue confirmada en marzo de 2001 por el Tribunal Constitucional, recordando que tanto el entonces Ministro de Interior José Barrionuevo y Vera fueron los máximos responsables de los GAL. Pero en la memoria reciente de las citadas cloacas este episodio ya no figura en la cuenta.

Limpieza de sentinas policiales

En enero de 2002, La Audiencia Provincial de Madrid absolvía a los ex ministros del Interior José Barrionuevo y José Luis Corcuera en la sentencia del juicio del caso de fondos reservados, mientras que condenaba al ex secretario de Estado para la Seguridad, Rafael Vera a dos años de cárcel y a los otros cuatro acusados a diversas penas: al ex director general de la Policía José María Rodríguez Colorado a seis años de prisión, al ex director de la Seguridad del Estado Julián Sancristóbal a cuatro años, al ex jefe del Mando Unico de la Lucha Contraterrorista Francisco Alvarez a 11 meses de prisión, y al ex gobernador civil de Vizcaya Juan Ignacio López Rodríguez a diez meses de cárcel. El fiscal sostuvo que los acusados "aprovecharon la discrecionalidad en el manejo de fondos reservados para convirtiéndolo en arbitrariedad, adulterar su fin propio, amparados así en la total ausencia de cualquier tipo de control". No obstante, excluyó a Barrionuevo y Corcuera de participar en el reparto.

Las cloacas de Roldán

En ese recuento tampoco se menciona el caso Roldán, porque el tiempo debe de borrar la memoria cuando se habla de cloacas. Un buen lugar para refrescarla es el dictamen de la comisión del Congreso de los Diputados que recoge los delitos cometidos por el que fuera director general de la Guardia Civil (y que a punto estuvo de ser nombrado ministro del Interior por Felipe González) entre octubre de 1986 y diciembre de 1993 para su enriquecimiento ilícito mediante una estructura de comisiones por obras, la no justificada adjudicación directa, con lo que logró un fabuloso enriquecimiento. Por no citar su fuga al extranjero y la peripecia de su captura y regreso. Pero es que Roldán le daba a todos los palos. En su biografía facilitada por el Gobierno tras su nombramiento como director general, el 31 de octubre de 1986, se le califica de "ingeniero, licenciado en Ciencias Económicas y Master en Economía. Todo mentira.

un-sindicato-policial-ve-infames-las-acusaciones-por-el-caso-faisan [640x480]

Un bar que se hizo famoso.

El caso Faisán

En octubre de 2013 la Sección Tercera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional condenó a un año y medio de cárcel y cuatro años de inhabilitación al ex jefe superior de Policía del País Vasco Enrique Pamies y al inspector José María Ballesteros por un delito de revelación de secretos, por el chivatazo al aparato de extorsión a la banda terrorista ETA que se produjo en el bar Faisán el 4 de mayo de 2006. Pero los absolvió del de colaboración banda armada. ETA fue alertada de que se iba a proceder a una actuación contra ella en el momento en que Zapatero negociaba con la organización terrorista. Por aquel tiempo, el mismo Otegui, al ser detenido preguntó: ¿Lo sabe el fiscal general del Estado?

La Guardia Civil fue determinante para demostrar la implicación de los dos policías citados en el asunto, gracias a  la serie de fotogramas revelados tras digitalización de la cinta de videovigilancia correspondiente al día 4 de mayo de 2006, en los que se podía observar a José María Ballesteros Pastor en las inmediaciones y, más tarde, saliendo del bar Faisán en un lapso horario coincidente con las llamadas efectuadas entre los números telefónicos del mismo y del entonces Jefe Superior de Policía del País Vasco, Enrique Pamies, encontrándose el terminal móvil del imputado Ballesteros en las cercanías del bar, según informe pericial elaborado al efecto.

El asunto prosperó judicialmente gracias a que Pablo Ruz, que sustituyó a Garzón en la instrucción, que quería archivar las diligencias pudo salir adelante. La asociación Dignidad y Justicia, que ejercía la acusación popular en la causa, también solicitó al juez que no archivara la causa y que fuera la Guardia Civil quien asumiera la investigación.

O sea, que las cloacas tienen cauce superior. @mundiario