Las cuatro claves para la Asamblea Nacional Constituyente de Venezuela

Nicolás Maduro, presidente de Venezuela. / Twitter
Nicolás Maduro, presidente de Venezuela. / Twitter

El régimen se prepara para celebrar las elecciones constituyentes este 30 de julio con el país prácticamente al borde del colapso total.

Las cuatro claves para la Asamblea Nacional Constituyente de Venezuela

Presionado por la comunidad internacional y atrincherado en su ratonera por una serie de protestas multitudinarias que han durado más de 100 días, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, apura sus pasos para la celebración de la Asamblea Nacional Constituyente, cuyas elecciones se celebran este domingo 30 de julio. La deriva que ha tomado su Gobierno ha llevado al país a una crisis sin precedentes históricos y la nueva Constitución es concebida en el Palacio de Miraflores como la panacea que ha de aliviar todos –los miles- los males de un Ejecutivo que en un parpadeo se despojó a sí mismo de su imagen de omnipotente.

El proyecto ha dejado a la república bolivariana a punto de estallar pero eso parece no importarle al jefe de Estado, que planeó para estas elecciones un sistema en el que saldrá vencedor sí o sí. A continuación, las claves de este disparate que apunta a ser el definitivo para un país que se encuentra en un camino sin retorno hacia el purgatorio:

1. Su conformación

La Asamblea será formada por un total de 500 delegados, de los cuales 364 corresponden al ámbito territorial y 173 al sectorial. No obstante, la forma de elegirlos difiere entre unos y otros. Algunos tomarán su puesto gracias a los votos recibidos, otros por las circunscripciones y los propuestos que serán presentados al electorado por los sectores productivo, empresarial, campesino, laboral y educativo, entre otros tantos.

2. Quiénes votarán

Tania D’Amelio, rectora principal del Consejo Nacional Electoral (CNE), máxima autoridad electoral y una de las tantas instituciones al servicio del chavismo, confirmó que cuando menos unos 19.477.387 mil venezolanos participarán en estas elecciones. No obstante, considerando que el país tiene 31 millones de habitantes y que el oficialismo ha perdido la mayoría de sus seguidores a manos de la oposición, esa cifra anticipada por D’Amelio resulta romántica y prácticamente imposible de alcanzar.

3. Sus objetivos

En este punto todo se vuelve muy ambiguo. En el Palacio de Miraflores insisten en que esta asamblea fue concebida como una “alternativa para la paz”. El oficialismo justifica eso en los tres objetivos que han dado al proyecto: lograr la paz y la justicia, establecer la seguridad jurídica y social para el pueblo, y perfeccionar y ampliar la Constitución pionera de 1999, según palabras del mismo presidente.

Por risible que parezca, en Venezuela hay abogados que defienden este proyecto, indicando que el mismo dignifica la imagen de Maduro y contradice a aquellos que le acusan de dictador. “Ninguna dictadura convoca al pueblo para que tome en sus manos el poder constituyente originario y refunde el Estado. A la oposición se le cae la matriz de opinión de la supuesta dictadura que hay en Venezuela”, explica Alejandra Díaz, abogada constitucionalista, citada por la cadena local Telesur.

4. La rebelión interna

Desde que el proyecto fue proclamado, el núcleo más radical del chavismo alzó la voz contra el presidente y sus allegados por tremendo disparate. Pero estos disidentes del régimen de Maduro no están indignados por la deriva de la crisis, sino porque el presidente se niega a someter el nuevo escrito a un referendo para su aprobación. Los más chavistas ven esto como una traición a sus principios, pues Hugo Chávez sí que sometió la suya a una consulta en 1999. Su heredero ha pasado de eso, consciente de que perdería de forma bochornosa y abrumadora, y eso ha terminado de encender a sus rivales internos.

 
> MUNDIARIO te ofrece suscribirte a otros análisis de Política.
 

 

Las cuatro claves para la Asamblea Nacional Constituyente de Venezuela
Comentarios