Ciudadanos, el partido de la influencia menguante

Albert Rivera y Mariano Rajoy. / telecinco.es
Albert Rivera y Mariano Rajoy. / telecinco.es

El desencuentro entre el PP y Ciudadanos en la región de Murcia ha superado fronteras y enfrenta directamente a Mariano Rajoy con Albert Rivera.

Ciudadanos, el partido de la influencia menguante

El desencuentro finalizó en enfrentamiento. La cabeza de Pedro Antonio Sánchez, presidente de la región de Murcia sigue, de momento, sobre sus hombros. De poco le han valido a Rivera sus frágiles argumentos. Ciudadanos ha quedado tocado en este proceso pase lo que pase el próximo lunes, cuando Sánchez declare ante el juez.

Y es que no es lo mismo corrupción administrativa que corrupción política, no es igual meter la pata que meter la mano -Maillo dixit- pero Ciudadanos sigue sin tener un rumbo claro en este asunto. En el municipio de Granada, donde los naranjas apoyan un gobierno del PSOE, obligaron a dimitir a un alcalde socialista imputado en una operación urbanística pero poco después el flamante nuevo alcalde socialista -otra vez apoyado por los naranjas- era imputado por casos similares. Ciudadanos mantiene a Francisco Cuenca después de haber pasado por la guillotina a Torres Hurtado.

Hay más. La semana pasada Juan Carlos Girauta, portavoz de Ciudadanos en el Congreso de los Diputados, presentaba una proposición no de ley donde fijaba la posición de su partido en cuanto a dimisiones: el momento de la dimisión de un político ha de ser en el inicio del juicio oral, es decir, en un momento procesal posterior a la imputación. Los murcianos deben ser caso aparte, o eso parece.

Sus argumentos han ido desdibujándose hasta llegar al brochazo limpio. Ayer Rivera en televisión se aventuró en sus conclusiones hasta el abstracto preguntándose qué es lo que sabe el Presidente de Murcia que tiene cogido por salva sea la parte a Rajoy. De primer curso de embarrar el campo.

El partido naranja se siente desairado, ofendido, y endurece el verbo para evitar que se le siga viendo como el partido de la influencia menguante. Firma pactos que nadie cumple y le dicen a la cara que no debería tomarse los documentos firmados tan en serio. El pacto de las lentejas, vamos.

Lo último que le falta a Ciudadanos es promover una moción de censura en Murcia y hacerse la foto de la mano del PSOE y de Podemos, porque sólo si firman todos la moción, sólo si todos se ponen de acuerdo en un candidato, la moción puede prosperar.

Igual es pronto todavía para saber cuánto hay de tensión verdadera entre los socios de investidura en Madrid y cuánto de fingimiento en estos encendidos discursos. El punto y aparte tendrá lugar el lunes, cuando el juez decida si sigue adelante con la imputación de Pedro Antonio Sánchez o no.

Ciudadanos, el partido de la influencia menguante
Comentarios