China y la India inmersos en una guerra de palabras sobre la frontera con Bután

Ambos gobiernos disputan sobre Doklam. / RRSS
Ambos gobiernos disputan sobre Doklam. / RRSS

Un proyecto chino de construcción de carreteras en el Himalaya se ha convertido en el centro de una creciente disputa fronteriza entre la India y China.

China y la India inmersos en una guerra de palabras sobre la frontera con Bután

Descrito por el gobierno indio como un "cambio significativo de statu quo con serias implicaciones de seguridad para la India", el polémico camino que China quiere construir atraviesa la disputada meseta de Doklam, en la frontera sin marcar que se abre entre China y Bután.

Aunque no es una parte del territorio indio, la meseta tiene una inmensa importancia estratégica para Delhi, y es vital para sus intereses geopolíticos. La zona en disputa está muy cerca de un tramo vulnerable del territorio indio que conecta efectivamente la mayor parte de la India con sus estados del noreste.

La construcción adicional podría sesgar el equilibrio local de poder a favor de China, esencialmente dejando a la India más vulnerable a la invasión en caso de una confrontación militar con Pekín.

El gobierno de Bután, que emitió una demarcación o declaración formal, acusó a China de construir una carretera "dentro del territorio de Bután" en "violación directa" de sus obligaciones territoriales. India y Bután han mantenido relaciones históricamente fuertes. Bután colabora estrechamente con la India en la determinación de su política exterior, y el ejército indio participa en el adiestramiento de sus fuerzas armadas.

China, que no tiene relaciones diplomáticas formales con Bután, ha negado que haya violado cualquier tratado."Doklam ha sido parte de China desde la antigüedad, no pertenece a Bután, y menos a la India", dijo el miércoles el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Lu Kang. "La construcción de carreteras por parte de China en Doklam es un acto de soberanía en su propio territorio, completamente justificado y legal, y otros no tienen derecho a interferir".

Las tensiones se producen en un momento de deterioro constante de los lazos entre los dos países, dicen los analistas, que señalan la inversión china en Cachemira administrada por Pakistán, y la frustración china con la falta de voluntad de la India para unirse a su proyecto como puntos de fricción evidentes.

MUNDIARIO te ofrece suscribirte a otros análisis de Política

 

China y la India inmersos en una guerra de palabras sobre la frontera con Bután
Comentarios