Buscar

MUNDIARIO

Chile inicia el camino para concretar el referendúm de una nueva Constitución

Los partidos políticos inauguran una campaña, con actos masivos, muy similar a la de 1988 cuando se logró derrotar a la dictadura de Augusto Pinochet. 
Chile inicia el camino para concretar el referendúm de una nueva Constitución
Las protestas en Chile
Las protestas en Chile

Firma

Rodrigo Chillitupa Tantas

Rodrigo Chillitupa Tantas

El autor, RODRIGO CHILLITUPA TANTAS, escribe en MUNDIARIO. Es periodista peruano de la Universidad Jaime Bausate y Meza. Trabajó como redactor en los periódicos Todo Sport, Nuevo Sol y el Grupo La República. Fue corresponsal en Lima de Segundo Enfoque de Argentina. Actualmente colabora con la revista CARETAS. @mundiario

Chile ha comenzado un nuevo capitulo en su historia como país. La clase política —partidos políticos, parlamentarios independientes y organizaciones sociales— se ha embarcado en una campaña para darle una salida a la crisis social desatada el pasado 18 de octubre. El próximo 26 de abril se celebrará, por eso, un plebiscito para que la población decide si debe redactarse una nueva Constitución. 

Más de 14 millones de personas —entre ellos cerca de 60.000 chilenos que residen en el exterior— podrán decidir si debe o no realizarse un proceso para elaborar una nueva Constitución, que ponga fin a la heredada de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990).  La Constitución de 1980 es uno de los obstáculos para dar respuesta a las demandas ciudadanas de mayor igualdad y presencia del Estado en servicios básicos como la educación, la salud y las pensiones a los jubilados.

Según El País, los chilenos deberán responder con cuál mecanismo se redactará la nueva Constitución en caso de que el cambio se apruebe. Para esto existen dos opciones: una Convención Constitucional, integrada por ciudadanos electos, y que equivale a una Asamblea Constituyente; o bien, una Convención Mixta, integrada en un 50% por parlamentarios designados por el Congreso.

La antigua Concertación —la alianza que gobernó el país durante 20 años tras el retorno a la democracia y hoy está en la oposición— promueve la nueva Constitución y la Convención Constitucional. Lo mismo ocurre con el Frente Amplio, surgido tras las protestas estudiantiles de 2011 y que en la última elección logró consolidarse como la tercera fuerza política, añade el citado medio.

Como sea, en Chile Vamos, la coalición de centroderecha en el Gobierno, existen posturas encontradas. En Renovación Nacional —el partido donde militó Sebastián Piñera hasta el inicio de su primer mandato, en 2010— se dio libertad de acción a sus miembros, aunque prevalece la opción de rechazar el cambio. Así se observa que los partidos deberán ponerse de acuerdo de cara al 26-A. @mundiario