El chavismo evita pronunciarse por las acusaciones contra Tareck El Aissami

Tareck El Aissami. / Twitter
Tareck El Aissami. / Twitter

El Palacio de Miraflores no ha querido decir nada en relación a las acusaciones que ha hecho el Departamento del Tesoro contra el segundo al mando del régimen venezolano.

El chavismo evita pronunciarse por las acusaciones contra Tareck El Aissami

Tras haber sido acusado por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos de tener fuertes vínculos con el narcotráfico, el vicepresidente de Venezuela, Tareck El Aissami se ha defendido como le gusta a los chavistas: culpando al Imperio de organizar una conspiración en su contra. El Aissami, quien en la lista de la institución estadounidense fue acompañado por su testaferro Samark López, respondió en Twitter asegurando que mantenía su "moral intacta", "mayor firmeza y convicción antiimperialista" y "mayor conciencia chavista".

El segundo al mando del régimen de Nicolás Maduro publicó otra serie de mensajes en la red de los 140 caracteres en los que siguió la línea del Palacio de Miraflores cada vez que alguien se pronuncia en su contra. "Recibo esta miserable e infame agresión como un reconocimiento a mi condición de revolucionario antiimperialista. Venceremos", escribió.

En Venezuela, mientras tanto, la prensa local no ha querido profundizar en el tema ante el temor de que el Ejecutivo tome represalias en su contra. Y sus temores están bien infundados. A día de hoy, los editores de El Nacional y Tal Cual, dos importantes medios venezolanos, esperan escuchar el fallo judicial tras haber esparcido una noticia publicada inicialmente por el estadounidense The Wall Street Journal, en la que acusaban a Diosdado Cabello, otro importante miembro del chavismo, de estar fuertemente conectado con el narcotráfico.

López se ha defendido por su propia cuenta por medio de un comunicado en su página web personal, la cual, asegura El País, lo describe como un "prominente empresario" que trabaja para el progreso de la república bolivariana. "El listado no contiene ninguna evidencia fáctica o justificación legal respecto a la razón por la cual Samark Lopez debe ser colocado en ese listado, más allá de que Samark Lopez y Tareck El Aissami se conocen personalmente. El listado parece estar motivado políticamente", comunicó.

El chavismo, discreto

Pese a que esta acusación contra el segundo de su régimen es materia prima suficiente para acusar esas conspiraciones que tanto les gustan, los chavistas han mantenido un discreto segundo plano en todo este asunto. Tan sólo la clase media del oficialismo, como Hugo Cabezas -presidente de Corporación Maneiro-, José Khan -segundo del Banco Central de Venezuela-, y Mario Silva -anfitrión del canal de televisión estatal-, le han dado algo de cariño públicamente. Para las primeras horas de la tarde, ni siquiera el mismo Nicolás Maduro se había pronunciado al respecto.

La oposición, agrupada en la Mesa de la Unidad Democrática tampoco se ha mostrado precisamente entusiasmada. Su secretario general, Jesús Torrealba, prometió un comunicado sobre el tema, pero sigue pendiente.

La canciller Delcy Rodríguez comunicó la acusación del Tesoro como "arbitratira y extraterritorial" y envió su bendición a El Aissami. De paso, el despacho de Rodríguez recordó la gestión del actual vicepresidente en la oficina de Interior entre 2008 y 2012, período en que se capturaron a nada menos que 102 capos de la droga y la extradición a Estados Unidos de 21 narcotraficantes.

"Es lamentable y altamente peligroso que la burocracia estadounidense, en conjunción criminal con factores violentos y extremos de la oposición venezolana, encaminen las relaciones de la nueva administración a perpetuar los errores históricos cometidos por el ex presidente Barack Hussein Obama contra Venezuela", explicó Rodríguez.

El chavismo evita pronunciarse por las acusaciones contra Tareck El Aissami
Comentarios