Buscar

MUNDIARIO

Los chalecos amarillos amenazan con irrumpir en la cumbre del G-7

Este movimiento social, que realizó masivas protestas contra el presidente francés Emmanuel Macron, anunció de que se han aliado con activistas contra la globalización y el cambio climático para salir a las calles. 

Los chalecos amarillos amenazan con irrumpir en la cumbre del G-7
Protestas de los chalecos amarillos. / RRSS.
Protestas de los chalecos amarillos. / RRSS.

Firma

Rodrigo Chillitupa Tantas

Rodrigo Chillitupa Tantas

El autor, RODRIGO CHILLITUPA TANTAS, escribe en MUNDIARIO. Es periodista peruano de la Universidad Jaime Bausate y Meza. Trabajó como redactor en los periódicos Todo Sport, Nuevo Sol y el Grupo La República. Fue corresponsal en Lima de Segundo Enfoque de Argentina. Actualmente colabora con la revista CARETAS. @mundiario

La cumbre del G-7 en Francia tendrá otro protagonista fuera de los salones: los chalecos amarillos. Este movimiento social, que realizó masivas protestas contra el presidente francés Emmanuel Macron en el 2018 por el alza del impuesto al carbono, anunció que se han aliado con nacionalistas vascos, activistas contra la globalización y el cambio climático para salir a las calles mientras se desarrolle la importante reunión de líderes mundiales este fin de semana.

Estas organizaciones han propuesta su propia cumbre: “contra el G7”. En las ciudades donde mostraran su descontento contra los líderes de Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y Reino Unido serán Hendaya (Francia) e Irún (España), en la frontera franco-española a 30 km al sur de Biarritz, sede del G7. Allí, los manifestantes lanzaran sus mensajes contra las políticas económicas y climáticas aplicadas por los países más industrializados del mundo.

“El cinismo de la reunión del G7 es que ha hecho de la desigualdad el tema central del evento, pero son las mismas políticas de estos países ricos las que crean y fortalecen la desigualdad”, dijo Sebastien Bailleul, portavoz de “Alternativas G7”. En esa línea, agregó que no veía ninguna contradicción en que los activistas internacionales antiglobalización trabajen juntos con el movimiento de los “chalecos amarillos” de Francia, que nació como protesta contra los impuestos verdes sobre el combustible. @mundiario