Buscar

MUNDIARIO

Los CDR dicen que planeaban tomar el Parlamento catalán por petición de Quim Torra

Integrantes de los comités revelan que el asalto al Parlament contaba con la bendición del Govern catalán y que su idea era facilitar la proclamación de la república catalana. Los detenidos por orden de la Audiencia Nacional tenían el plan ultimado para asaltar la cámara el día D.
Los CDR dicen que planeaban tomar el Parlamento catalán por petición de Quim Torra
Parlamento de Cataluña. / Mundiario
Parlamento de Cataluña. / Mundiario

Firma

Héctor Antonio Morales

Héctor Antonio Morales

El autor, HÉCTOR ANTONIO MORALES, es colaborador de MUNDIARIO. Se formó en la Universidad Rafael Landívar de Guatemala. @mundiario

Los integrantes de los Comités de Defensa de la República (CDR) han confirmado que pretendían asaltar el Parlament para facilitar la independencia. Los encargados de delatar esto han sido los miembros encarcelados por orden de la Audiencia Nacional. Con la toma de la Cámara, los CDR la defenderían durante una semana para que Quim Torra pudiera proclamar la república catalana sin ser capturado. Es más, el mismo Torra habría dado la orden de esta operación, según delató Ferran Jolis, uno de los miembros encarcelados. No todas las declaraciones son creíbles para los investigadores.

La Guardia Civil atribuye precisamente a Jolis la creación de los Equipos de Respuesta Táctica (ERT), el ala bélica de los CDR. Siete de sus miembros están en prisión desde septiembre por integración de grupo terrorista, tenencia de explosivos y conspiración para cometer estragos, recuerda El País.

Las conversaciones telefónicas intervenidas desprenden el análisis que ha llevado a los investigadores a concluir que los ERT contaban con un "plan de conspiración contra las instituciones políticas del Estado en Cataluña". La guinda de este pastel sería "el asalto y posterior ocupación ilegal del Parlament” a fin de tapar el acceso a cualquier persona.

La policía supo de este plan en octubre del año pasado, cuando Xavier Buigas, un guarda forestal y exconcejal de Esquerra Republicana, se comunicó con Jolis vía telefónica para contarle sobre un "grupo secreto" conocido coloquialmente como el "CNI catalán", y que éste se había puesto en contacto con él para tomar acciones en el Parlament. Buigas se hizo cargo y, durante el registro en su masía de Sant Pere de Torelló, los agentes encontraron una libreta que contenía apuntes sobre la "Casa Gran". En la misma indicaba que era importante contar con "relevos", organizar "charlas y coloquios antirrepresivos" en los jardines que adornan la fachada del Parlamento y todos los elementos para la logística del ataque.

Entonces, Buigas procedió a explicarle cómo se desenvolvería esta ocupación: todo se haría desde "la puerta principal", por lo que tanto él como un grupo "reducido", apoyados por el dichoso CNI catalán, rentarían muebles y locales para garantizar su seguridad. Jolis tuvo que ocuparse de la informática y las telecomunicaciones. Su idea era establecer una "red de comunicación segura e indetectable" a fin de continuir comunicados una vez se hubiera tomado el Parlamento.

Jolis sabía a lo que se estaba metiendo. "Me estoy jugando el culo, porque si me pillan me van a meter terrorismo y banda organizada", llegó a decir en una llamada telefónica días después. La idea, según delató en otras charlas, era "resistir una semana" en la Cámara, misión para la cual necesitarían "contar con dos pisos francos" y armar "antenas de larga distancia". De igual forma, usaría las redes wifi de establecimientos cercanos, así como 6.000 euros en efectivo para otros gastos.

Al momento de su detención, Jolis eligió soltar todo lo que sabía. Le admitió a la Guardia Civil que el 1-O le dejó muy afectado y que los CDR fueron su válvula de escape. También reconoció que uno de los propósitos de este ataque era que el presidente Torra "se quedara encerrado dentro para el día D", es decir, el día en que el Tribunal Supremo dictó la sentencia por el juicio del procés. En aquella declaración, y posteriormente ante el juez, señaló que el encargo sobre la toma de la Cámara había sido hecho por el mismo Torra.

Otro de los colaboradores eficaces, Jordi Ros, confirmó la veracidad del testimonio de Jolis. Es mas, reveló inclusó otros detalles tan o más sorprendentes. Ros aseguró que Alexis Codina, también capturado, planeaba derribar a los Mossos d'Esquadra que vigilan la Cámara e incluso atarlos de manos con lo que tuvieran disponible. Codina también explicó que era "importante ir a por el jefe del dispositivo para descabezarlo".

El nombre de Quim Torra se repite hasta el cansancio en el sumario de la Audiencia Nacional, pero también el de su predecesor, Carles Puigdemont. La Guardia Civil delata una reunión secreta de los ERT con la hermana de Puigdemont. La idea era dar "documentación sensible y establecer comunicaciones seguras” entre el huido en Bélgica y su actual sustituto en la Generalitat. Nadie ha querido delatar qué información se compartió entre los Puigdemont y Torra. @mundiario