El machismo del ex ministro Arias Cañete constituye una afrenta a las mujeres

Mariano Rajoy y Miguel Arias Cañete.
Mariano Rajoy y Miguel Arias Cañete.

Casi todos los titulares acerca del debate entre Cañete (PP) y Valenciano (PSOE) son unánimes. Aflora el machismo del ex ministro, la afrenta a las mujeres…

El machismo del ex ministro Arias Cañete constituye una afrenta a las mujeres

Casi todos los titulares acerca del debate entre Arias Cañete (PP) y Elena Valenciano (PSOE) son unánimes. Aflora el machismo del ex ministro, la afrenta a las mujeres…

Me sorprende, continuamente me veo sorprendida por este país, por su sociedad, de la que formo parte, y por sus medios de comunicación. Esta vez, casi todos los titulares acerca del debate entre Arias Cañete (PP) y Elena Valenciano (PSOE) son unánimes. Aflora el machismo del ex ministro, la afrenta a las mujeres… En realidad, el machismo del ex ministro Arias Cañete constituye una afrenta a las mujeres.

Soy mujer, soy abogada, hace quince años que ejerzo mi profesión y seguramente mis clientes me comparan con otros abogados (hombres o mujeres) cuando estoy en los juicios, según les haya ido bien o mal en sus intereses particulares, compararán nuestra capacidad jurídica y nuestra conducta a la hora de resumir o concluir la  prueba en un pleito, independientemente de nuestro género (femenino o masculino) y por supuesto, mi adversario se cuidará mucho de ser gentil y perder el juicio para no hacerme un feo, o dejarme quedar mal como mujer, profesional o letrada.

Debates superados

¿A  qué jugamos?, ¿a qué juegan nuestros políticos? Porque introducen debates superados por la población hace siglos cómo si tuviéramos que educarnos y formarnos de nuevo en principios básicos, y lo que es más crudo, por qué gente preparada entra al trapo… y esto sin querer obviar la siempre constante, ardua y dura labor de luchar contra el machismo tan arraigado todavía en ciertos sectores sociales.

Insisto, es un ex ministro de este Gobierno del PP,  un Gobierno que desde que está en el poder ha marcado una línea totalmente retrógrada y trasnochada, que recuerda a aquellos gobiernos conservadores del siglo XIX, que echaban abajo todos los logros conseguidos por los gobiernos liberales que los precedían, eso sí, estos a una velocidad jamás observada y a golpe de Real Decreto con un silencio culpable y demoledor del gran partido de la oposición, quien efectivamente tiene mucho que callar y los deberes todavía sin hacer….

Cortina de humo

Como digo, no me sorprende pero me indigna que el PP consiga de nuevo ganar con su sempiterna táctica de la cortina de humo. Nadie habla en los artículos de prensa acerca de cómo fue el debate, respecto de la evolución de la deuda privada en España, (se habló de esto?),  como la economía española sigue a la deriva a pesar del maquillaje de los medios de prensa afines, de cómo cada vez hay más familias empobrecidas y menos clase media, de cuántos niños españoles están en la lista de pobreza porque en sus hogares no pueden afrontar una manutención digna para ellos, de cómo nos han atracado a todos los ciudadanos las compañías eléctricas con el beneplácito del Ministerio de Industria, de cómo el señor Gallardón ha tratado al ámbito judicial con el mayor de los desprecios y ha impuesto unas tasas que impiden el acceso a la Justicia de la clase media, de cómo ya, y en menos de dos años nuestro tan presumido Estado del bienestar se ha ido al garete, y de cómo el señor Wert ha convertido la enseñanza pública, una enseñanza que al igual que la sanidad eran envidiables para muchos países avanzados, en algo privativo para muchos estudiantes que ya no tendrán acceso a la Universidad.

¿Acaso todo este desgobierno se nos impuso desde Europa?.

El papel de la Oposición

¿Y qué hace el PSOE? El propio Pérez Rubalcaba lo resume en el “machismo del mal perdedor” y los demás partidos políticos “entran al trapo”, en vez de, sencillamente, no valorar necedades que describen por si mismas a las personas que las proclaman, sin necesidad de comentario alguno, porque de lo que tampoco nadie habla es de que, en el fondo, el señor Arias Cañete, a quien ha insultado con sus manifestaciones es a toda la sociedad española y no sólo a las mujeres; a todo el electorado, de derechas y de izquierdas, al que tacha de no saber discriminar entre un candidato inteligente y preparado y otro que no lo es, cuando uno es hombre y otro mujer. 

¿A quién puede extrañar, pues, el talante de este señor y de su Gobierno? Para muestra, sus acciones. Eso sí, como hasta en los momentos más difíciles, no se debe perder el sentido del humor, ahora alcanzo a comprender por qué el Mariano Rajoy siempre me pareció un tanto mediocre e incapaz ante la señora Merkel, al final resulta ser porque es un caballero y no quiere causar una afrenta internacional mostrando su capacidad intelectual ante tal fémina. Echémonos pues unas risas, eso sí, con el Partido Popular por delante en todas las encuestas de voto.

El machismo del ex ministro Arias Cañete constituye una afrenta a las mujeres