Buscar

MUNDIARIO

Cayetana, azote de España

En cualquier debate en una cafetería de barrio hay más clase que en sus abrumadoras interrupciones y su acoso agobiante. Sus amenazas poco tienen que ver con la elegancia. De aquella solo le queda el guante blanco...

Cayetana, azote de España
Cayetana Álvarez de Toledo. / Wikipedia
Cayetana Álvarez de Toledo. / Wikipedia

Firma

Carlos Raya

Carlos Raya

El autor, CARLOS RAYA, es colaborador de MUNDIARIO. Es licenciado en Sociología por la UNED. Es especialista universitario en Seguridad y Yihadismo por el Instituto General Gutiérrez Mellado, diplomado de Estudios Avanzados de la Sociedad de la Información por la Universidad de A Coruña (USC), especialista universitario en Propiedad Intelectual por la UNED y doctorando en Sociología de la Propiedad Intelectual por la USC. @mundiario

Hoy no pienso ser imparcial. Soy de este mundo y hay oportunidades que no se pueden desperdiciar. De todas las armas de autodestrucción masiva que despliega el PP en esta campaña, la nobilísima Cayetana Alvárez de Toledo es la que que más megatones tiene. Es incluso más peligrosa que Casado para su partido. Y miren ustedes que Pablo se lo curra con ganas. A veces tengo la sensación de que Cayetana está a sueldo de alguien muy cabreado con la derecha. Abre la boca y diez mil indecisos descubren en Pedro Sánchez al ídolo de su vida. Esta señora define por oposición todo contra lo que luchan los demócratas: el oportunismo, el ventajismo, los privilegios, los complejos, la prepotencia, el machismo rancio, la ignorancia, el clasismo franquista, la pijería superlativa, la agresividad...

Pensamos que la salida de madre en la Autónoma de Barcelona de la Duquesa de Tedenuncio era el sumun, que no se podía superar. Que va. Lo mismo te sale en la portada de Vanity Fair que bombardea una Universidad. La fotografía con ella chillando “libertad”, que yo inicialmente entendí como “cerraré está Universidad”, y un tipo haciendo el saludo fascista, resume muy bien el verso y el reverso de la derecha tardofranquista.

Pero en solo unos días mejoró su marca. Me refiero al debate en TVE entre seis candidatos al Congreso y concretamente a la cuestión del si no hay sí es no. Su actitud no dio paso a unos argumentos potentes a la altura de su prepotencia, que pusieran en duda la claridad de que una mujer debe consentir cualquier relación sexual y que si no media consentimiento se trata de violación.

¡Cuántos canallas se libraron de penas justas porque la víctima no manifestó abiertamente su negación! Porque estaba aterrorizada, drogada o amenazada por un arma. En este punto se ampararon los de la manada porcina. O se ampararon los jueces, a saber. Es urgente cambiar la Ley para castigar a los violadores. La  Norma debe proteger a las mujeres. Pues esto no lo acepta Cayi. ¿Será que no considera fundamental para la mujer la libertad en sus relaciones? Si lo considera, ¿por qué artículo de la lógica elemental quien calla otorga? Inmanuel Kant le diría que si su máxima fuera generalizada supondría el fin de la Humanidad. Tendríamos que vivir exclusivamente para decir no. Moriríamos de cansancio, inanición o aburrimiento. Quizá de asco.

La reacción contra sus compañeras de debate fue grosera. ¿A dónde cae la nobleza bizarra? ¿Y estos quieren salvar España? En cualquier debate en una cafetería de barrio hay más clase que en sus abrumadoras interrupciones, su acoso, sus amenazas poco tienen que ver con la elegancia. De aquella solo le queda el guante blanco...

Y Génova, para alegría de los socialistas, se larga un comunicado explicando que Cayi representa la valentía del nuevo PP. ¿La rabieta de niña mal educada es valentía? ¿O más bien es pura estupidez? Bueno, qué más da, Don Pablo.

La estabilidad de España se lo agradece. Cien mil votos más para Pedro. Voy a explicar la cuenta: Si el viejo PP es el de la corrupción, la privatización de los bienes comunes, la tijera en todos los servicios sociales, el paro, la crisis, la exclusión social y los mil y pico imputados; y el nuevo PP es el de la soberbia, la chulería, la nobleza decadente, la mentira sistemática, el insulto y la desesperación, entonces, digo yo, si nos obligan a elegir entre lo malo y su esperpento, no sé, yo voto al Presidente. Pedro es sosegado, educado, demócrata, currante, preparado y desde que está gobernando trabaja más gente en España que en cualquier fecha del Gobierno del PP. Es decir, el Presidente de España sabe lo que dice y sabe lo que hace. ¿Será por todo esto que Aznar ha soltado a Cayi a morder a los Españoles? ¿Hasta dónde llegará su  próximo estallido de rabia? @mundiario