Problemas de investidura: la malformada democracia española debe dar la talla europea

Mariano Rajoy, Pedro Sánchez, Pablo Iglesias y Albert Rivera.
Mariano Rajoy, Pedro Sánchez, Pablo Iglesias y Albert Rivera.

Que Pedro Sánchez sea “el primer candidato que se presenta a una investidura y no la consigue”, prueba que la malformada democracia española  parece aproximase a la talla europea.

Problemas de investidura: la malformada democracia española debe dar la talla europea

Aquélla es sólo la más visible del cúmulo de desinformaciones que atascan ojos y oídos. En primer lugar. “los medios” deberían resumir machaconamente –como suelen hacer a propósito de cualquier tontería-  el artículo correspondiente de la Constitución de 1978.  Infinidad de personas siguen  convencidas de que, tras las dos sesiones de investidura fallidas, se convocarán automáticamente nuevas elecciones. Lo que está pasando, lejos de ser “una vergüenza”, empieza a equipararse a situaciones frecuentes en las democracias occidentales. Por desgracia el sistema electoral heredado de la Transición, es proclive a un sistema mayoritario. Pero únicamente si los electores se inclinan, por inercia histórica, a dos partidos.

Una vez que el voto se reparte entre cuatro formaciones cuantitativamente importantes, la voluntad popular opta objetivamente por un Gobierno de coalición. Los políticos, no nos cansaremos de recordarlo, salen de entre nosotros. Los primeros escarceos, al menos en la superficie, taponan la salida más lógica en las circunstancias actuales: un Gobierno de centro-izquierda o, para ser más exactos, de izquierda-centro. O para los suspicaces: una gran coalición de la socialdemocracia y la derecha civilizada. Hasta dentro de dos meses.

Problemas de investidura: la malformada democracia española debe dar la talla europea
Comentarios