1975-2014: El Rey no ha muerto. ¿Viva el Rey?

El Rey abdica la Corona de España. / Casa Real
El Rey abdica la Corona de España. / Casa Real

La abdicación de S.M. el Rey Juan Carlos I hace del 2 de junio de 2014 un día histórico de verdad. Como coetáneo del rey saliente –apenas una diferencia de dos años-, como periodista durante medio siglo y, sobre todo, como ciudadano soberano, me dejaré de lugares comunes.

1975-2014: El Rey no ha muerto. ¿Viva el Rey?

La abdicación de S.M. el Rey Juan Carlos I hace del 2 de junio de 2014 un día histórico de verdad. Como coetáneo del rey saliente –apenas una diferencia de dos años-, como periodista durante medio siglo y, sobre todo, como ciudadano soberano, me dejaré de lugares comunes.

1.- Al Rey no le debemos nada. Él nos debe a todos haberlo aceptado pese al subterfugio de “sucesor a título de Rey”. La Transacción más que la Transición.

2.- Siempre hemos creído que la familia real con dos pies en Portugal y otros dos en España, jugó con éxito a doble palo de triunfos.

3.- Durante la vergonzosa noche valleinclanesca del 23F del 81 Juan Carlos I hizo lo que le correspondía: defender la monarquía parlamentaria. Escaldado, además, por la memoria de la caída de su abuelo tras haber caído en la tentación a la italiana. Y lo ocurrido, también, a su suegra y a su cuñado.

4.- “El Rey reina, pero no gobierna”. En el caso de la II Restauración, como en la primera, parece cuando menos dudoso, aun admitiendo las excepcionales circunstancias.

5.- Luis María Anson, tan poco sospechoso de republicanismo, nos recuerda que no se trata de monarquía o república, sino de democracia. En efecto, la monarquía española carece de tradición democrática, pues hasta ahora no ha transcurrido el tiempo suficiente.

6.- Los ciudadanos están en su derecho al manifestarse pidiendo un referendum. Sin embargo, requeriría un cambio constitucional, inviable , según se calcula, en estos momentos.

7.- El nuevo rey demostraría su inteligencia si impulsase una plebiscitaria elección de forma de Gobierno y no de Estado, como se repite.

8.- Acertaría de pleno si, asimismo, promoviese la cuestión de la forma de Estado. También es mala suerte que le toque llamarse Felipe VI, cuando el primer Borbón importado de la Corte del Rey Sol, se llamó Felipe V.

9.- Nunca nunca “ningún tiempo pasado fue mejor”. Mucho menos el de esta malformación histórica llamada España.

10.- Con todo, el tiempo que viene no sólo puede, debe ser muchísimo mejor.

Amén.

1975-2014: El Rey no ha muerto. ¿Viva el Rey?
Comentarios