Pedro Castillo se impone en las elecciones presidenciales de Perú

Pedro Castillo rechaza anulación de elecciones en Perú. / RR SS.
Pedro Castillo rechaza anulación de elecciones en Perú. / RR SS.
La oficina electoral culmina el escrutinio de votos. El izquierdista ha obtenido el 50,12 % frente al 49,87 % de su rival Keiko Fujimori, quien no acepta la derrota e insiste en manchar los comicios. 
Pedro Castillo se impone en las elecciones presidenciales de Perú

La incertidumbre electoral en Perú va llegando a su final. La Oficina Nacional de Procesos Electorales, ONPE, culminó este martes el escrutinio de la segunda vuelta presidencial. El maestro izquierdista Pedro Castillo se impuso con el 50.12 % de votos frente al 49.87 % de su rival conservadora Keiko Fujimori. A pesar de este resultado, no se puede proclamar al ganador porque el Jurado Nacional de Elecciones (JNE) debe resolver un pedido de Fujimori para anular 200.000 votos de la Amazonia y los Andes.

"Gracias a los pueblos de todo el Perú que desde su diversidad y fuerza histórica me han brindado su confianza. Mi gobierno se deberá a toda la ciudadanía", ha escrito Castillo al conocerse el termino del conteo de las papeletas. Más temprano, el izquierdista brindó una conferencia con la prensa extranjera para rechazar el pedido de sectores afines al fujimorismo de anular las elecciones. “Hay voces que vienen incluso de personalidades con toda una experiencia política, de querer ir más allá de querer judicializar la voluntad popular del pueblo peruano”, ha dicho.

En la noche del lunes, el congresista electo Jorge Montoya, miembro de la formación ultraderechista Renovación Popular, deslizó en su cuenta de Twitter la posibilidad de que Castillo no tendría legitimidad para gobernar en los próximos cinco años debido a las presuntas irregularidades del proceso electoral. Esta teoría fue reforzada, además, por la propuesta de un presentador de televisión que llamó a tomar la sede del Ejecutivo peruano para evitar la proclamación del izquierdista. Los expertos e instituciones públicas han rechazado estas expresiones. 

Por su parte, Keiko Fujimori se pronunció tras conocerse el resultado final de la oficina electoral. La líder conservadora, que cuenta con un pedido de 30 años de prisión por estar involucrada en la recepción de aportes ilegales de la constructora brasileña Odebrecht para sus campañas de 2011 y 2016, insistió en la narrativa de que hubo un fraude en los comicios y volvió a lanzar mensajes a sus simpatizantes para que continúen con las movilizaciones por Lima. Varios de los participantes de estas convocatorias usan símbolos del neofascismo como las antorchas de los supremacistas blancos estadounidenses y el saludo nazi al cantar el himno.

La última estrategia del fujimorismo ha sido pedir una auditoría al proceso informático de digitalización de actas electorales. Aparte, un par de abogados ha presentado al Ministerio Público una denuncia penal de “atentado de derecho al sufragio”. Sustentan la denuncia en casos difundidos por un canal de cable que suele emitir noticias sin comprobar. Si ambos recursos no prosperan, no se descarta que apelen al fuero judicial para evitar la asunción del izquierdista Castillo el próximo 28 de julio. Este escenario resulta muy similar al utilizado por el expresidente norteamericano Donald Trump contra el demócrata Joe Biden luego de las elecciones en noviembre pasado. 

Lo cierto es que, más allá de las maniobras dilatorias del fujimorismo para manchar el proceso electoral, Pedro Castillo ya comienza a perfilar lo que será su gestión. La victoria del maestro rural provocó, como era de esperar, un miedo en las élites peruanas debido a que su programa de gobierno es radical. Sin embargo, el izquierdista ha nombrado a especialistas como el economista Pedro Francke, quien se ha reunido con los empresarios para llevarles un mensaje de que respetarán las inversiones. 

“No habrá expropiaciones, no habrá estatizaciones”, dijo Francke en esa misma rueda de prensa. “Ni confiscaciones ni nada. Todas esas mentiras se dijeron durante la campaña, deformando la propuesta”. Este economista se perfila como el nuevo ministro de Economía de la gestión de Castillo. Además de él, hay otros nombres para integrar el gabinete como el excanciller Manuel Rodríguez Cuadros, el exprocurador Ronald Gamarra y el exfiscal Avelino Guillén, quienes formaron parte del equipo legal del juicio al expresidente Alberto Fujimori (1990-2000), quien cumple una condena de 25 años de prisión por delitos de lesa humanidad. @mundiario

Pedro Castillo se impone en las elecciones presidenciales de Perú