Buscar

MUNDIARIO

El castillo de naipes del Gobierno se puede caer, advierte el PNV

El PNV  al cambiar su apoyo a Rajoy por la firma de la moción de censura permitió que Sánchez fuese presidente del Gobierno. Ahora no caerá el Gobierno. Pero el precio de los votos peneuvistas se encarecerá.
El castillo de naipes del Gobierno se puede caer, advierte el PNV
Andoni Ortuzar. / Diario de Navarra
Andoni Ortuzar. / Diario de Navarra

José Luis Méndez Romeu

Pedagogo y columnista.

Uno de los políticos verdaderamente influyentes de España es Andoni Ortuzar, apenas conocido. Es el presidente del PNV y no suele prodigarse en declaraciones. Como es sabido en dicho partido los principales cargos políticos son incompatibles con los cargos orgánicos, por lo que aquellos están sometidos a las directrices del partido. Su declaración de ayer es un aviso contundente. El mismo día su portavoz parlamentario en las Cortes, Aitor Esteban, se quejaba en la sesión de control de la escasa ejecución presupuestaria de algunos ministerios además de añadir consideraciones sobre el valor de las enmiendas presupuestarias dado el peso de los fondos europeos.

También en el mismo día el PNV mostraba su disgusto con la iniciativa de Podemos, ERC y Bildu sobre los desahucios, que introduce inseguridad jurídica, así como con las modificaciones que la nueva Ley de educación introduce en la enseñanza concertada. Añadía Ortuzar que su grupo no es suficiente pero sí imprescindible y por si no era suficiente remachaba que si su voto era negativo el Gobierno podría caer.

Tanto malestar se produce tras el acuerdo o pacto de Bildu con el PSOE, con Podemos o con ambos pues se han escuchado todas las opiniones aunque en MUNDIARIO ya hemos escrito sobre la estrategia global que preside dicha colaboración. El PNV entiende que Bildu es su competidor más directo y que el PSOE debilita su posición con esa estrategia. El mismo PNV que al cambiar su apoyo a Rajoy por la firma de la moción de censura permitió que Sánchez fuese Presidente del Gobierno.

Ahora no caerá el Gobierno. Pero el precio de los votos peneuvistas se encarecerá. Si ya han conseguido este año la transferencia de las prisiones y la participación el Régimen de la Seguridad Social, con el objetivo de lograr un sistema de pensiones propio, ahora podría figurar como objetivo el troceamiento de algunas empresas públicas por las que llevan tiempo pugnando como Paradores del Estado.

Caos en Canarias ante la inmigración

En el otro extremo de los apoyos al Gobierno, Unidas Podemos que cuenta con cinco Ministerios y una Vicepresidencia no se recata en enmendar los Presupuestos que ellos mismos han presentado como Gobierno o en censurar fuertemente al Ministro de Interior Grande-Marlaska por la gestión de la inmigración irregular. Es cierto que la situación de los inmigrantes en Canarias es bochornosa, que ofende a la dignidad de las personas  y que ofrece una imagen tercermundista de la que nadie se responsabiliza. Escuchar al Ministro, al Presidente de Canarias, al Delegado del Gobierno, rechazar la responsabilidad de decisiones erróneas, causa estupefacción. Al más inocente ciudadano se le ocurrirá la réplica: Si no se enteran de lo que ocurre ¿para qué están?.

Sin embargo la descoordinación ministerial no justifica que miembros del Gobierno ataquen a otro miembro o que susciten cuestiones que ponen en peligro la estrategia gubernamental. Esta misma semana el Ministro del Interior viajará a Marruecos para buscar un acuerdo que frene la inmigración. Mientras otros miembros del Gabinete, fracción Podemos, han expresado puntos de vista sobre el conflicto con el Frente Polisario que contradicen la posición oficial del Gobierno. La prioridad absoluta para España de una fluida relación con Marruecos con quien compartimos asuntos relevantes, pesca, inmigración o las dos ciudades autónomas,  no parece ser asumida por parte del Gobierno.

Cuando el Gobierno está a punto de lograr su mayor estabilidad mediante la aprobación de los Presupuestos, el exceso de ruido interno o las tensiones entre sus apoyos, sólo puede deteriorar su capacidad ejecutiva. @mundiario