El caso Palau marca el inicio de un tempus horribilis para los ex convergentes de Artur Mas

Artur Mas y Jordi Pujol.
Artur Mas y Jordi Pujol.

Ferrovial, en el punto de mira. Félix Millet y Jordi Montull han declarado esta semana ante el juez cuánto cobraban y cómo se repartían las comisiones provenientes de Ferrovial a cambio de obra pública de la Generalitat de Cataluña.

El caso Palau marca el inicio de un tempus horribilis para los ex convergentes de Artur Mas

Finaliza esta semana tumultuosa para la ex Convergencia de Pujol y Mas. Diez años investigados (entre 1999 y 2009) por financiación irregular del partido catalán que ha terminado con la crudeza de las declaraciones de Millet y Montull ante el Juez en la que han detallado cómo saqueaban la caja del Palau (auditorio de música de Barcelona) y cómo se repartían las comisiones entre Convergencia Democrática de Cataluña y ellos mismos.

Después de que Mas proclamara a los cuatro vientos que nunca nadie había conseguido probar que el partido del que era secretario general se financiara irregularmente usando la obra pública para cobrar comisiones a los empresarios, es probable que el Tribunal del caso Palau sea el primero en darlo por probado.

Mientras tanto, Mas ha seguido el manual del perfecto ignorante: yo me ocupaba de la política y otros se ocupaban de las finanzas. Confío plenamente en el tesorero Daniel Osácar y aquellos que imputan a Convergencia cobros ilegales son unos presuntos delincuentes.

Le corresponde al Tribunal, desde luego, valorar la credibilidad de los procesados que han prestado testimonio y decidir si el pacto alcanzado por la Fiscalía con Montull, según el cual se rebajaría notablemente la condena a su hija -también imputada- a cambio de sus revelaciones, desautoriza su testimonio. Si eso afecta o no al crédito de la declaración le corresponde dilucidarlo, únicamente, al tribunal.

Pero la próxima será también una semana aciaga para Convergencia. El lunes se inicia juicio en la Audiencia Nacional contra Prenafeta y Maciá Alavedra. Dos pujolistas de pata negra en el banquillo por blanqueo de capitales y tráfico de influencias. Suma y sigue. @EgeaPilar

El caso Palau marca el inicio de un tempus horribilis para los ex convergentes de Artur Mas
Comentarios