La Casa Real sale mal parada al revelarse su conocimiento de los negocios de Urdangarin

rey_con_urdangarin [640x480]
Portada de El Jueves.

Mal parada está saliendo la monarquía, que mezcla al abogado y al asesor fiscal del Rey en los turbios negocios de Urdangarín y Cía, cuyo estallido es una de las concausas, junto a los devaneos del ahora feliz emérito, para forzar la abdicación del incansable viajero de estos días.

La Casa Real sale mal parada al revelarse su conocimiento de los negocios de Urdangarin

Las declaraciones sucesivas de Diego Torres, Iñaki Urdangarín y Cristina de Borbón han dejado claro de manera incuestionable el hecho descarnado de que la Casa Real, o sea, Juan Carlos I a su cabeza, conocían y amparaban los negocios privados, a la sombra de su condición o por su condición del yerno del Rey. Y sólo cuando el escándalo trasciende, reaccionan y aconsejan una salida discreta; pero, si todo estaba bien, ¿por qué se afirma que la conducta de Urdangarín “no era ejemplar” y se aparta a la infante y a su consorte de los actos públicos de la Corona, luego de haber expedido al mal llamado “duque de Palma” a los Estados Unidos. O sea, que fue la propia Casa Real la primera en juzgar y condenar, forzada por las circunstancias, la infanta y su marido.

Pero ahí queda la nada ejemplar monarquía, que mezcla al abogado y al asesor fiscal del Rey en los turbios negocios de Urdangarín y Cía, cuyo estallido es una de las concausas, junto a los devaneos del ahora feliz emérito, para forzar la abdicación del incansable viajero de estos días.

El Rey emérito con el matrimonio ahora en el banquillo.
El Rey emérito con el matrimonio ahora en el banquillo.

 

Lo más vergonzoso es el desparpajo y la naturalidad con que los tres justiciables citados relatan que sus actividades se desarrollaban bajo el manto protector de dos de la máxima confianza del Rey, aparte del propio secretario privado de las infantas. ¿Alguien puede creerse que actuaran por su cuenta, sin el visado y la aprobación del Rey? ¿Por qué no se toman medidas salvo cuando el asunto salta a los medios?

Es evidente que en el juicio del Caso Nóos faltan actores, en diverso grado, sea de cómplices o encubridores. Pero esto no es una República y hay intocables. En Francia,el ex presidente Chirac fue juzgado por la Justicia ordinaria cuando abandonó el Elyseo y condenado por sus tropelías de su época como alcalde de París. En Francia. Y no hace falta que allí se diga que la justicia es igual para todos. No se insiste en las evidencia.

La Casa Real sale mal parada al revelarse su conocimiento de los negocios de Urdangarin
Comentarios