La Casa Blanca recela del Gobierno de Sánchez por los comunistas

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante su intervención en el acto del Instituto Cervantes en UCLA, EE UU. / Pool Moncloa / Borja Puig de la Bellacasa
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante su intervención en el acto del Instituto Cervantes en UCLA, EE UU. / Pool Moncloa / Borja Puig de la Bellacasa

Analistas versados en relaciones de España - EE UU advierten de que Joe Biden no se fía de un ejecutivo con amigos de Venezuela o Cuba.

La Casa Blanca recela del Gobierno de Sánchez por los comunistas

Pese a la propaganda sobre los efectos del viaje del presidente Sánchez a los Estados Unidos, especialmente propalada por medios afines, incluida la frivolidad de que en aquel país se han admirado de lo guapo que es, ¿cuáles han sido los resultados concretos, y sobre todo de carácter políticos, cuando ni siquiera ha sido invitado, por cortesía, a visitar la Casa Blanca y su presencia apenas ha aparecido mencionada en la influyente prensa norteamericana? 

Veamos una explicación: 

Durante una etapa de mi vida profesional, como uno de los corresponsales en Galicia de la agencia Europa Press, y dado que Vigo generaba muchas noticias por parte del movimiento obrero y la lucha antifranquista, establecí una profunda relación con los corresponsales de las principales agencias norteamericanas y europeas, en España, especialmente los primeros, que en ocasiones me llamaban para pedir ampliación de datos sobre los escuetos telegramas de mi agencia. De suerte que trabé amistad con colegas de la Associated Press (donde conocí a californiano Francisco Conde, que era de origen gallego -su padre había trabajado de contramaestre en los petroleros de la Shell-) y United Press, la inglesa Reuters o la famosa France Press, además de la italiana Ansa.

Aunque mis colegas, como yo mismo están jubilados, hablo de vez en cuando con los norteamericanos con los que no he perdido contacto, y les pregunto sobre el reflejo que tienen allí hechos relacionados con España que me preocupan, como las actuales relaciones de su país con Marruecos, la venta de armas al reino alauita y otras cuestiones. Esta vez les he preguntado por el eco del reciente viaje del presidente Sánchez a Estados Unidos y todos han coincidido en señalar que apenas ha tenido reflejo ni se le ha dado importancia en aquel país.

Comunistas en el Gobierno 

Pero, es más, me han precisado que les extraña que el Gobierno del doctor Sánchez no sea consciente de que Estados Unidos mantiene la distancia con un país que, pese a los intereses comunes en juego, tiene en su seno a comunistas. Mis colegas se asombran de que Pedro Sánchez y sus asesores en política exterior no le tengan tomada la medida a la política exterior de los Estados Unidos con respecto a determinados temas capitales, en lo que suelen coincidir republicanos y demócratas.

Dicho de otro modo, que como ya vimos gráficamente, un presidente norteamericano nunca se fiará de un Gobierno como el que tiene actualmente España, con cinco ministros comunistas, miembros de esta ideología en el aparato del Estado, entre ellos el mismísimo abogado que defendió a los miembros del grupo terrorista FAR de Colombia. En ese sentido, me contaron que la embajada norteamericana en España toma buena nota e informa periódicamente de lo que va trascendiendo o averiguan sus servicios secretos sobre los ministros de Podemos e Izquierda Unida.

220721-sanchez_eeuu_la_ic_2 (640x480)

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante su intervención en el acto del Instituto Cervantes en UCLA, EE UU. / Pool Moncloa / Borja Puig de la Bellacasa

España figura entre los países, gracias a Sánchez, que se describen, según el argot periodístico como Country no of all confidence; o sea, país no de toda confianza. Precisamente, por el elevado interés norteamericano en España y nuestro propio papel dentro de la OTAN, personajes como el proto cónsul de Maduro, Zapatero, o el ex presidente Iglesias, que llegó a tener acceso a relevantes secretos de Estado, cimentaban esa desconfianza. “No se extrañen –dicen mis colegas norteamericanos—que el presidente Biden se muestre distante como es evidente con Pedro Sánchez, o que, sabedor de su presencia en los Estados Unidos, que el presidente español justifica por otros motivos, que la Casa Blanca no cursara, como debiera ser normal, una invitación para que se vieran, aunque fuera de modo informal”. Lo peor de todo es que Sánchez no se quiera enterar de los recelos que su Gobierno provoca en los Estados Unidos por los que son, y nunca mejor dicho, compañeros de viaje.

En ese sentido, los analistas citados subrayan la conmoción que causó en el Gobierno norteamericano la presencia en el Gobierno de Pablo Iglesias, que ahora mantiene cinco de sus correligionarios, en cuanto a la posibilidad de acceso a conocimientos resguardados por la CNI, pero que atañen a la seguridad de Estados Unidos y sus aliados en Europa. Los vínculos de Iglesias y de Podemos con Venezuela, Cuba e Irán, la admiración de expresada por Alberto Garzón por el régimen de Cuba, las propias relaciones de José Luis Ábalos con un personaje clave del chavismo y el modo en que fue tratada en su escala en España, contra las normas del Tratado de Schengen son algunos de los elementos que sitúan en cuarentena la confianza sobre España, conforme lo entiende la Secretaría de Estado. Por eso, las relaciones del Gobierno de España son analizadas no sólo por la CIA, sino por los propios servicios secretos israelíes. @mundiario

La Casa Blanca recela del Gobierno de Sánchez por los comunistas
Comentarios