¿Nuevo delirio de Trump?: acusa, sin pruebas, a Gran Bretaña de espiarle

La Casa Blanca.
La Casa Blanca.

La oficina presidencial ha abierto un nuevo frente luego de que el vocero presidencial asegurara que la inteligencia británica había colaborado en las supuestas intercepciones y escuchas al magnate.

¿Nuevo delirio de Trump?: acusa, sin pruebas, a Gran Bretaña de espiarle

La acusación hecha por Donald Trump contra Barack Obama por supuestamente haberle espiado el año pasado ha repartido varias balas perdidas. Una de ellas fue a caer a Londres, pues el magnate aseguró, obviamente sin pruebas, que la agencia británica de inteligencia había colaborado en este supuesto espionaje. La aseveración llevó a Theresa May, jefa del Ejecutivo británico, a declarar este mismo viernes que su Gabinete ya había presentado una protesta formal a Washington luego de que la oficina de Comunicación del presidente repitiera las acusaciones en una entrevista televisiva.

"Hemos dejado claro ante la Administración estadounidense que esas afirmaciones son ridículas", explicó James Slack, portavoz de May. "Nos han dado garantías de que las alegaciones no se repetirán", añadió. El vocero explicó que fueron con claros con Washington para evitar que este tipo de protestas vuelvan a repetirse.

El prestigioso rotativo The New York Times ha comunicado que el homólogo de Slack en la Casa Blanca, Sean Spicer, se ha puesto en contacto con el embajador británico en el gigante norteamericano para encontrar una solución al enredo.

La residencia presidencil no ha presentado ni un atisbo de evidencia a sus acusaciones y Obama y su entorno las han negado rotundamente. El día de ayer, los legisladores republicanos en las dos cámaras del sistema le avisaron al presidente que quedaba sólo en este caso puesto que no contaban con pruebas ni indicios de que las acusaciones contra su sucesor fueran ciertas. A esa moción se ha unido el jefe del FBI, el republicano James Comey, quien incluso solicitó al Departamento de Justicia que obliguen al mandatario a retractarse.

A Trump se le terminan sus posibles apoyos en este nuevo frente abierto. Con todo, mandó a Spicer a leer recortes de prensa en los que varios medios respaldaban su nuevo disparate. Dentro de los medios citados está la conservadora Fox. "Tres fuentes de inteligencia han informado a FOX News que el presidente Obama actuó al margen de la cadena de mando (para sus intercepciones y espionaje al empresario). No utilizó la NSA, no utilizó la CIA, utilizó el GCHQ", leyó Spicer citando al comentarista Andrew Napolitano.

El GCHQ (Government Communications Headquarters, Cuartel General de las Comunicaciones Gubernamentales) ha emitido un comunicado para desmarcarse de esta polémica, tachando las declaraciones de Spicer de ser "un sinsentido y deberían ser ignoradas". El cuartel, una de las oficinas de espionaje de la isla, se encarga de monitorear las comunicaciones electrónicas en su particular lucha contra el terrorismo y son aliados de los Estados Unidos en esta materia desde la Segunda Guerra Mundial.

¿Nuevo delirio de Trump?: acusa, sin pruebas, a Gran Bretaña de espiarle
Comentarios