Buscar

MUNDIARIO

Carta abierta a Drets.cat por un delito continuado de catalanofobia

Ustedes háganme caso: céntrense en el idioma de los inmigrantes y persigan judicialmente a todo aquel que se atreva a no atender en catalán en su propio establecimiento. A las ratas y a la mierda sí estamos acostumbrados.

Carta abierta a Drets.cat por un delito continuado de catalanofobia
Bandera catalana.
Bandera catalana.

El Cholista

Analista deportivo.

Señores de Drets.cat 

Me dirijo a ustedes para denunciar un delito continuado de catalanofobia. Vivo en El Vendrell (Tarragona), un pueblo donde un tercio de la población son inmigrantes. El caso es que ayer fui a tomar un café al bar de la esquina que es propiedad de un chino y el tipo tuvo la osadía y la desfachatez de no atenderme en catalán. Luego más tarde fui a un Kebab​ que hay en la rambla de la villa y no van a creer lo que pasó, el pakistaní que estaba en el mostrador también tuvo los santos bemoles de no atenderme en catalán. Y para rematar mi caótica e irritante jornada, por la tarde fui a un locutorio de un marroquí y no pueden ni imaginar mi cara de sorpresa y estupefacción cuando el morito con túnica tampoco supo atenderme en catalán. Estarán de acuerdo en que es del todo inadmisible y denigrante que estos señores puedan regentar un comercio en Cataluña sin saber hablar catalán y se limiten a contestarle a uno en castellano como buenamente pueden.

Por eso les ruego que me ayuden a denunciar semejante ignominia y atropello en nuestra querida Cataluña plural. No es un caso aislado porque en El Vendrell casi 1 de cada 3 comercios son de inmigrantes. Así que tendrán ustedes muchísimo trabajo para denunciarlos a todos, aunque no me cabe duda de que con esfuerzo y tesón conseguirán erradicar este tipo de ataques de catalanofobia tan inaceptables. Con su desinteresada dedicación y, claro está, con alguna que otra subvención que imagino cobrarán del dinero de todos los catalanes, incluídos todos esos inmigrantes catalanófobos que, a pesar de no saber expresarse en catalán, pagan religiosamente elevados impuestos para que nuestros políticos catalanes sigan robando a manos llenas y continúen amamantando a botarates como ustedes.

Por otro lado también les comento que el parque de al lado de mi casa está infestado de ratas. Trepan a los árboles para alimentarse de sus frutos y tampoco se lo van a poder creer... ¡¡se cagan encima de los catalanes que van allí a pasar un rato!! Sin duda se trata de otro caso flagrante de catalanofobia por parte de estas alimañas. Pero ustedes háganme caso: céntrense en el idioma de los inmigrantes y persigan judicialmente a todo aquel que se atreva a no atender en catalán en su propio establecimiento. A las ratas y a la mierda sí estamos acostumbrados.

Atentament.@Fernando_Monton