Canadá aprieta ls

Justin Trudeau, primer ministro de Canadá. / Twitter-Boy4me
Justin Trudeau, primer ministro de Canadá. / Twitter-Boy4me

El primer ministro de Canadá ha impuesto nuevas sanciones a varios integrantes del chavismo, incluidos dos de los hermanos de Hugo Chávez.

Canadá ha dado un baño de agua fría a Nicolás Maduro este viernes luego de que su primer ministro, Justin Trudeau, anunciara que ampliaría las sanciones contra los integrantes del régimen chavista. Trudeau justificó su decisión en las violaciones a los derechos humanos y actos de corrupción cometidos por los líderes venezolanos.

Así, el séquito de sanciones es integrado por el mismo Maduro y su segundo, Tareck El Aissami; Gustavo González López, director de la policía política, y un largo etcétera de exministros y directores de despachos relacionados al manejo del control cambiario que rige el país desde hace 14 años. Pero la lista alcanza también a la sangre de Hugo Chávez, pues Canadá ha sancionado también a los hermanos de éste, Adán y Argenis.

En total, el país norteamericano ha decidido sancionar a un total de 52 individuos de varios países, amparados en la Ley de Justicia para Víctimas de Funcionarios Extranjeros Corruptos, explica El País. La cancillería canadiense apuntó que con estas sanciones congelarán los activos que tengan aquellos enlistados en su país al tiempo que les prohíben la entrada. El despacho de Trudeau entiende esto como una muestra de apoyo "a los esfuerzos internacionales de Canadá para restaurar la democracia en Venezuela".

Las sanciones contra Caracas empezaron el pasado 22 de septiembre, cuando se sancionó a personajes ilustres de la mesa redonda de Maduro: Tibisay Lucena, Elías Jaua, Maikel Moreno y Tarek William Saab, jefa del Consejo Nacional Electoral, ministro de Educación, presidente del Tribunal Supremo de Justicia y fiscal general, respectivamente.

En la víspera de este anuncio, en un espacio televisivo y radial transmitido a nivel nacional, el presidente venezolano se había victimizado del trato recibido por varios gobiernos de la comunidad internacional. Maduro alegó discriminación a raíz de la dureza con la que la mayoría de gobernantes de América Latina, Estados Unidos, Canadá y hasta Europa trataban a su régimen, arrinconado, abandonado por casi todos y duramente criticado.

El Palacio de Miraflores sabe que la misería le ha alcanzado y busca a la desesperada aliviar un poco su cara y su billetera. Incluso, el presidente, en el mismo anuncio ya descrito, confirmó que cambiaba el sistema de pago de la alarmante deuda extranjera que su régimen ha obtenido. Así las cosas, en pleno estado de shock en Caracas, Canadá aprieta un poco más la soga sobre los chavistas, que siguen hundiéndose camino a las elecciones presidenciales del próximo año.

Comentarios