Cada vez parece más factible meterse en guerra en nombre de la paz mundial

Obama y Kerry. / Chicago style
Obama y Kerry / Chicago style.

Es posible que EE UU intervenga en Siria, algo no muy conveniente, pero por lo visto existen determinadas maniobras que no entran dentro de las reglas del juego de la guerra.

Cada vez parece más factible meterse en guerra en nombre de la paz mundial

Parece ser que se lo están pensando. Vivimos en un mundo en el que es posible crear, alimentar e intervenir en guerras en nombre de la paz, y los derechos humanos. No suelen especificar que son normalmente los derechos económicos de unos cuantos humanos, en contra de miles de vidas que no valen nada, y sirven para apretar si cabe más la cuerda que sujeta la bolsa que alimenta esos intereses. Quien más mata, y de forma más “legalizada” gana.

¡Hagan juego, señores! o ¡abran fuego!, que básicamente es lo mismo para estos desalmados.

Ya tenemos el apoyo del Senado, falta el Congreso, algo que no tenemos muy claro pero que acabará dando su conformidad, para que como apunta Obama, con una “operación limitada” -vamos, no mucho gasto, lo que vienen siendo unos cuantos misiles-, darle un tirón de orejas a Asad por el tema de las armas químicas.

Para Obama, de no hacerlo, la comunidad internacional se pondría en tela juicio. Así que plantea algo cortito, dos meses de lanzamientos continuos de misiles, y si eso ampliamos un mes más como mucho.

Un nobel de la Paz, que ha dejado bien claro que su principal preocupación no son los civiles, sino las armas químicas. Obama se siente abandonado, “No fui yo quien trazó una línea roja, fue el mundo; no es mi credibilidad la que está en juego, es la de la comunidad internacional, la de EE UU y la del Congreso”, ha declarado al más puro estilo Pilatos.

El presidente de EE UU se la va a jugar a una carta, y hay que reconocer que la sala la tiene calentita, “si da un pasito palante mal, y si lo da patrás también mal, María…”, así que se las apañará para intervenir a cualquier precio, porque es mejor equivocarse en pro de los derechos humanos a que crean que estás perdiendo en capacidad de intervenciones limitadas. Terminará apelando a las resoluciones del Consejo de Seguridad de 2005 y 2006, donde la comunidad internacional debe obligatoriamente intervenir cuando un Estado ataca a su propia población.

Y digo yo, siendo el presidente de EE UU y premio nobel de la paz, ¿no sería mucho más ejemplar para el mundo entero, una vez que reunieran todas esas pruebas de que efectivamente se han utilizado armas químicas contra la población civil, toda la comunidad internacional condenara a Assad, se le impidiera la compra y el envió de armas, se le llamara a un juicio mundial donde se le impusiera una sanción ejemplar y donde se le condenase por crímenes contra la humanidad, y sancionar al tiempo a cualquier país que alimente esta o cualquier otra guerra…?

Ah sí, lo sé, es una utopía, están todos dentro del mismo casino, se me había olvidado.

Cada vez parece más factible meterse en guerra en nombre de la paz mundial
Comentarios