Bruselas propone elevar a 15 años de prisión la pena máxima por tráfico de migrantes

Varios inmigrantes en la valla de Melilla. / @AngelaPrietoPr1
Varios inmigrantes en la valla de Melilla. / @AngelaPrietoPr1

La Comisión Europea busca armonizar las penas  entre los Veintisiete contra las organizaciones criminales para reducir el flujo migratorio a suelo comunitario.

Bruselas propone elevar a 15 años de prisión la pena máxima por tráfico de migrantes

La Comisión Europea busca combatir la inmigración irregular atacando uno de sus vértices neurálgicos: las mafias de tráfico de personas. Para ello, Bruselas quiere endurecer las penas a los miembros de los grupos criminales organizados que faciliten el ingreso ilegal de migrantes a suelo comunitario, armonizando las definiciones legales del tráfico de personas en los Veintisiete, así como las sanciones penales con este tipo de crímenes, que podrían llegar a un máximo de 15 años de prisión.

Bruselas propone, por lo pronto, que se condene con penas de 15 años de cárcel para los traficantes si durante el proceso se produce la muerte de algún migrante; así como un máximo de 10 años de prisión si el encausado emplea la “violencia grave”, forma parte de alguna organización criminal o si se prueban otros agravantes durante el juicio. Para España la nueva propuesta directiva en materia penal supondría elevar las penas por tráfico de personas, pues el máximo actual es de ocho años con agravantes probados.

La iniciativa del Ejecutivo comunitario también pasa por ampliar la jurisdicción de la Unión Europea para perseguir este tipo de delitos en aguas internacionales, toda vez que es en ellas donde transitan los inmigrantes en el caso de la ruta del Mediterráneo. De hecho, la Comisión Europea ya está buscando alternativas para reducir el flujo migratorio, pero también explora darle más poder a Europol, la agencia policial europea pata grandes delitos trasnacionales, así como reforzar la cooperación con socios extracomunitarios.

En la actualidad existe un marco legal europeo contra la “facilitación” de las entradas ilegales de inmigrantes, pero la propia Comisión Europea considera que es demasiado amplio, laxo y que debe actualizarse. Según el comunicado de la directiva, las penas por los distintos delitos asociados con el tráfico de personas difieren mucho entre socios europeos, por lo que Bruselas considera que homologarlas podría generar un efecto “disuasorio” y evitará que los traficantes operen bajo leyes más severas.

La UE busca armonizar las penas entre los Veintisiete

El nivel máximo por “facilitar la entrada y el tránsito no autorizado” en Bélgica y España es de un año. En el marco jurídico español las penas pueden ascender hasta los ocho años con agravantes. La propia Comisión Europea reconoce que existe una disparidad muy grande, pues en Bulgaria e Irlanda las condenas pueden ascender a un máximo de 10 años, mientras que en Chipre y en la República Checa pueden ser hasta 15 años de cárcel.

Por ello, la nueva propuesta de legislación europea propone que cuando haya agravantes (como uso de violencia, que los migrantes sean menores y personas vulnerables o que el encausado sea funcionario) se impongan las penas más severas. La Comisión Europea remarca incluso que las nuevas condenas deberían ordenarse incluso en caso de “intentos” de llegada, es decir, sin discriminar entre cruce irregular exitoso o frustrado.

La propuesta comunitaria también busca que se especifique en la definición legal de tráfico de personas la existencia de ánimo de lucro. Si se percibe, entonces sí podría considerarse la “facilitación” de entradas irregulares (ayudar a entrar, transitar o permanecer) a la UE. Esta distinción busca además aplacar las críticas de las ONG y organizaciones humanitarias, para evitar criminalizar a los equipos de salvamento que ayudan a los migrantes náufragos, como ha sucedido en Italia o en Grecia. @mundiario

Comentarios