Buscar

MUNDIARIO

Bolsonaro presenta una ley que atentaría contra las comunidades indígenas en Brasil

El presidente brasileño impulsa la actividad de grandes compañías mineras en tierras protegidas. Ese resulta el cumplimiento de su promesa para combatir a los líderes ambientalistas. 
Bolsonaro presenta una ley que atentaría contra las comunidades indígenas en Brasil
Jair Bolsonaro, presidente de Brasil. / Twitter
Jair Bolsonaro, presidente de Brasil. / Twitter

Firma

Rodrigo Chillitupa Tantas

Rodrigo Chillitupa Tantas

El autor, RODRIGO CHILLITUPA TANTAS, escribe en MUNDIARIO. Es periodista peruano de la Universidad Jaime Bausate y Meza. Trabajó como redactor en los periódicos Todo Sport, Nuevo Sol y el Grupo La República. Fue corresponsal en Lima de Segundo Enfoque de Argentina. Actualmente colabora con la revista CARETAS. @mundiario

Jair Bolsonaro vuelve a mostrar su desinterés por el cambio climático. El presidente brasileño presentará un proyecto de ley al Congreso para incentivar la actividad de grandes compañías petroleras en tierras protegidas de comunidades indígenas de su país. Ese resulta un nuevo golpe contra los líderes ambientalistas. 

“Este es un gran paso adelante pero enfrentará la presión de los ambientalistas”, dijo Bolsonaro en un discurso. La iniciativa del ultra derechista, quien trata de emular al presidente estadounidense Donald Trump en sus gestos y acciones, apunta a regular la minería. Así se incluye proyectos de petróleo y gas, así como represas hidroeléctricas en reservas indígenas.

La propuesta de Bolsonaro disposiciones para no consultar a las comunidades indígenas y requeriría la aprobación del Congreso para desarrollar cualquier proyecto minero o de generación de energía hidroeléctrica. Así se bloquearía cualquier posibilidad de estos grupos para frustrar las actividades de estas compañías comerciales.

La reacción al proyecto de Bolsonaro no se hizo esperar. Los ambientalistas, que ven a las comunidades indígenas como los mejores guardianes de los bosques tropicales de Brasil, advierten por su parte que la minería acelerará la deforestación. 

No resulta una casualidad la postura de Bolsonaro. El presidente brasileño se ha caracterizado por criticar a los pueblos indígenas de Brasil por ocupar demasiadas tierras, el 13% del país, y obstaculizar el desarrollo económico de recursos minerales incalculables, que van desde oro y diamantes hasta niobio y tierras raras.

Antes ya lo había hecho con el grave incendio que se dio en el amazonia brasileña el año pasado. Después de 18 días y con una fuerte presión de líderes mundiales, Bolsonaro dispuso la movilización de las Fuerzas Armadas para acabar con el siniestro, que aumentó la perdida forestal en 57 % al compararse con el 2018. @mundiario