Bolsonaro hace trampa por WhatsApp, pero sigue líder en las encuestas

Jair Bolsonaro. / Mundiario
Jair Bolsonaro. / Mundiario

Una investigación realizada por el diario Folha de S.Paulo reseña que un grupo de empresarios afín al candidato de la ultraderecha incumple la ley al pagar propaganda ilegal a través de la red de mensajería.

Bolsonaro hace trampa por WhatsApp, pero sigue líder en las encuestas

A diez días de la segunda vuelta, un nuevo escándalo estremece a Brasil. Desde el comienzo, las elecciones brasileñas han estado llenas de muchos polémicas y la última de ellas ha sido a raíz de una investigación presentada por el diario Folha de S.Paulo, donde detallan cómo un grupo de empresarios afines al ultraderechista Jair Bolsonaro han pagado propaganda ilegal a través de WhatsApp. De confirmarse este hecho, estaríamos hablando de un delito electoral.

La aplicación de mensajería se ha convertido en una poderosa herramienta de comunicación durante la campaña de las elecciones. Según reseñan desde el medio, WhatsApp se ha encargado de sustituir a los periódicos como fuente de información donde corren las noticias, memes e información electoral. Pero también textos positivos sobre Bolsonaro, mientras que desprestigian al Partido de los Trabajadores (PT).

El medio brasileño asegura que gran parte de la propagan esparcida por ese medio viene pagada de parte de los bolsillos de empresas privadas que habrían sufragado con contratos de hasta 12 millones de reales, unos 2,8 millones de euros. Con ellos habrían logrado distribuir continuamente mensajes favorables a Bolsonaro hasta millones de brasileños para manipular los resultados de los comicios. Este hecho se traduciría como una forma de financiación electoral de empresa/candidato, algo ilegal, y totalmente oculta a los ojos del Tribunal Electoral.

Las empresas habrían pagado a agencias de marketing digital como Yacows, Croc Services, Quickmobile o SMS Market, que ofrecen la difusión de envíos en masa incontables a través de diferentes números. La base de datos utilizada provendría del partido de Bolsonaro, sin embargo, cabe la posibilidad de que las agencias utilicen su propia base de datos, lo que sería otro delito electoral, ya que la legislación prohíbe la compra de base de datos de terceros.

El candidato de la ultraderecha ya negó su implicación en el caso a través de un comunicado emitido por el diario Valor, mientras que uno de los empresarios involucrados, Luciano Hang, también lo ha hecho. El PT ya pidió que se investigara el caso, mientras que el Tribunal Electoral sigue sin pronunciarse. Bolsonaro es el gran líder de las encuestas y goza de una gran aceptación en Brasil, donde es muy apoyado por personajes prominentes y empresarios. @mundiario

Bolsonaro hace trampa por WhatsApp, pero sigue líder en las encuestas
Comentarios