Biden y Putin llegan a un acuerdo sobre el tratado de armas nucleares

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, reunido con el presidente de Rusia, Vladimir Putin. / CNN
El ahora presidente de Estados Unidos, Joe Biden, reunido con el presidente de Rusia, Vladimir Putin, cuando el primero era vicepresidente en el Gobierno de Obama en 2012. / CNN
Con la eventual firma de esta renovación, que Putin y Biden prevén alcanzar en unos meses, se establecerán nuevos parámetros de control sobre los sistemas de armas nucleares.
Biden y Putin llegan a un acuerdo sobre el tratado de armas nucleares

La tensión entre dos potencias podría ser mitigada. La seguridad del planeta depende, en buena medida, del ritmo con que avancen las relaciones entre la mayor potencia mundial y su rival de toda la vida; entre dos superpotencias bélicas que tienen la capacidad armamentística, literalmente, de destruir al mundo. Estados Unidos y Rusia no buscan ni quieren una guerra, pero deben trabajar juntos para evitar amenazas externas a escala global.

Y es que tras los cuatro convulsos años de la Administración Trump, que parecía tener estrechas relaciones diplomáticas con Moscú, al tiempo que lo sancionaba por donde más le duele; su industria energética, los vientos de cambio soplan en la nueva era de las relaciones entre dos potencias que estuvieron al borde de llevar al mundo a una guerra nuclear. Por suerte, solo quedó en la Guerra Fría. 

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y su homólogo de Rusia, Vladimir Putin, mantuvieron una conversación telefónica el pasado lunes, en la que Washington le recalcó a Moscú que “apoya firmemente” la soberanía de Ucrania y le manifestó su preocupación por el caso del opositor ruso Alexéi Navalni. La conversación fue “franca y formal”, según informó el Kremlin.  

Este acercamiento diplomático demuestra que la Casa Blanca buscará abrir canales diplomáticos para evitar el surgimiento de conflictos militares y políticos tanto dentro como fuera de Rusia, pues la estabilidad de esa zona del mundo (Eurasia), es la estabilidad del resto de Asia y, en especial, el Medio Oriente, donde EE UU y Rusia tienen grandes intereses geopolíticos por las fuentes de energía y expansión militar que brinda esa región.


Quizás también te interesa:

EE UU emite una alerta ante posibles ataques terroristas domésticos


En el comunicado que el Kremlin difundió este martes a última hora, el Gobierno ruso no mencionó las preocupación que el Gobierno de EE UU expresó. Pero lo importante en este asunto es que ambos líderes hablaron para analizar la prolongación del llamado acuerdo New Start, firmado en 2010, que limita el número de armas nucleares estratégicas de Rusia y EE UU a un máximo de 1.550 cabezas nucleares y 700 sistemas balísticos en aire, tierra o mar, y que vence el 5 de febrero. Donald Trump no quiso renovarlo y exigía que China también firmase el pacto. Pekín rechazó la propuesta, lo cual estancó el acuerdo y colocó al mundo a punto de una proliferación de las armas nucleares en países con Gobiernos muy peligrosos y amenazantes para la estabilidad global, como Irán y Corea del Norte.

Con la eventual firma de esta renovación, que Putin y Biden prevén alcanzar en unos meses, se establecerán nuevos parámetros de control sobre los sistemas de armas nucleares con el objetivo de que no se produzca una competencia desleal en esos programas de ingeniería atómica, que puedan poner en riesgo al mundo por ambiciones militares de las grandes potencias responsables de mantener el orden global. @mundiario

Biden y Putin llegan a un acuerdo sobre el tratado de armas nucleares
Comentarios