Buscar

MUNDIARIO

Barack Obama decide plantar cara a las armas en Estados Unidos

El presidente de EE UU ha derramado alguna lágrima recordando a las víctimas de la ola de tiroteos masivos que azota Norteamérica.

Barack Obama decide plantar cara a las armas en Estados Unidos
Barack Obama durante su discurso contra las armas.
Barack Obama durante su discurso contra las armas.

Firma

Judith Muñoz

Judith Muñoz

La autora, JUDITH MUÑOZ, es escritora y periodista. Fue coordinadora general de MUNDIARIO, donde actualmente es adjunta al Editor. Fue redactora del periódico Xornal de Galicia y también formó parte del equipo del periódico La Voz de Galicia y de la agencia Quattro Idcp. Es autora del libro de poesía Anhelo. @mundiario

El actual presidente de EE UU ha realizado un emotivo discurso en referencia a la ola de tiroteos masivos que se están sucediendo en Norteamérica en el que incluso ha derramado alguna lágrima y se ha mostrado firme en su intención de aprobar un paquete de medidas al respecto.

Haciendo un llamamiento a tener un sentimiento de urgencia en resolver este grave problema que azota a EE UU, Obama tiene entre manos cumplir cuatro objetivos:

> Revisión obligatoria de antecedentes para algunas ventas privadas como por ejemplo en internet y exposiciones.

> Hacer más seguras a las comunidades con respecto a la violencia armada.

> Aumentar el tratamiento de enfermedades mentales y reportarlas al sistema de revisión de antecedentes.

> Plantea proporcionar financiamiento para patrocinar investigaciones para la llamada tecnología "inteligente" de armas.

Unas medidas que tomará de manera unilateral usando su prerrogativa ejecutiva, conocida como "discreción procesal", sin contar con un Congreso de mayoría republicana que suele levantar un muro entre el negocio de las armas y cualquier ley que pretenda echar mano al mismo.

"Creo en la Segunda Enmienda, escrita aquí en papel, garantiza el derecho a llevar armas", afirmó Obama en su discurso. "No importa qué tantas veces las personas intenten tergiversar mis palabras, esa es nuestra ley institucional. Sé poco de esto, pero también creo que podríamos encontrar formas de reducir las muertes con arma de fuego que sean consistentes con esta ley. […] Esto no se trata de una trama para quitarles a la gente las armas".