Bachelet, reelegida, tendrá que frenar la brecha social en salud, educación y empleo

Michelle Bachelet.
Michelle Bachelet.

La socialista Bachelet, pediatra de 62 años, separada y con tres hijos, presidenta de Chile entre 2006 y 2010, vuelve al Palacio de la Moneda como jefa de Estado.

Bachelet, reelegida, tendrá que frenar la brecha social en salud, educación y empleo

La socialista Michelle Bachelet, pediatra de 62 años, separada y con tres hijos, presidenta de Chile entre 2006 y 2010, vuelve al Palacio de la Moneda como jefa de Estado.

Vuelve Bachelet. La candidata de la Nueva Mayoría, Michelle Bachelet, se convirtió tras cerrar la segunda vuelta, en la próxima presidenta de Chile, para el período comprendido entre 2014 y 2017. Se impuso con más de un 60% de los sufragios válidamente emitidos. "Mi deseo más profundo y honesto es que le vaya bien", afirmó la candidata derrotada, Matthei, "porque nadie que ame a Chile puede desear lo contrario", precisó.

Lo cierto es que Bachelet ganó de forma arrolladora las elecciones presidenciales de Chile. La expresidenta socialista tendrá que reducir la gran brecha social en salud, educación y empleo. Si bien la primera reacción del bacheletismo es celebrar los resultados obtenidos, en los próximos meses la nueva Presidenta electa deberá asumir una serie de desafíos, que van desde la conformación de su equipo, hasta el cumplimiento de las promesas, como subraya el diario chileno latercera.com.

Durante el desarrollo de la campaña, Michelle Bachelet evitó dar luces de cómo configurará su equipo de gobierno, si bien resaltó en varias oportunidades que buscará integrar a las personas más preparadas y "caras nuevas". En esa línea, la mandataria deberá hacer frente a los intereses de los partidos de la Nueva Mayoría, y sus expectativas, en vistas de que los parlamentarios de esta fuerza será su brazo en el Congreso.

Las últimas cifras de los sondeos - en particular, de Adimark- han dado cuenta de un progresivo aumento en la valoración ciudadana registrada por el presidente Sebastián Piñera y su equipo. En esa línea - y en consonancia con su afán de levantar una fundación, con miras al 2017- tanto la Alianza como este nuevo enclave, representarán un factor relevante en el desempeño de su gobierno, al tomar nota de sus aciertos y promesas no cumplidas.

Desde 2011, el resurgir del movimiento estudiantil marcó la agenda del gobierno y el legislativo, e impactó en los resultados de adhesión, a la par que conllevó a La Moneda a implementar reformas y medidas que no estaban contempladas en el programa trazado por Piñera. En esa línea, diversas figuras representantes de las bases sociales - entre ellas, la ex candidata presidencial Roxana Miranda- han señalado que si Bachelet obtenía la Presidencia, llevarían la cuenta de sus promesas y exigirían desde la calle su cumplimiento.

El Tribunal Internacional de La Haya confirmó que el 27 de enero dará a conocer el resultado del arbitraje efectuado entre Chile y Perú. En ese sentido, si bien Bachelet será nominalmente presidenta electa, corresponderá a su gobierno poner en marcha e implementar lo que la Corte Internacional determine. A su vez, también deberá hacer frente a la acción levantada por Bolivia, cuyas fechas de presentación de memoria y contramemoria ya están definidas: el 17 de abril de 2014 para Bolivia, y el 18 de febrero de 2015 será el turno de Chile.

Bachelet, reelegida, tendrá que frenar la brecha social en salud, educación y empleo
Comentarios