Aznar pierde la paciencia con Rajoy y le sugiere que convoque elecciones

José María Aznar, expresidente de España. / Twitter
José María Aznar, expresidente del Gobierno de España. / Twitter

El expresidente ha publicado un artículo en el que apura al jefe de Gobierno a que actúe cuanto antes o de un paso al costado.

Aznar pierde la paciencia con Rajoy y le sugiere que convoque elecciones

José María Aznar ha lanzado serias críticas contra Mariano Rajoy a raíz de su gestión ante el desafío independentista de Cataluña. Mediante un artículo titulado El Precio de la Libertad, firmado a nombre de su fundación FAES, el expresidente de Gobierno ha dicho que el actual jefe del Ejecutivo central debe tomar cuanto antes una decisión ante la estampida al vacío que han emprendido las autoridades catalanas. No obstante, Aznar subió también el tono al apuntarle que si no tiene ganas de actuar, o no se cree capaz de hacerlo, la puerta de salida está abierta. La crítica llega al punto que demanda a Rajoy que convoque a elecciones "para otorgar a los españoles la posibilidad de decidir qué gobierno, con qué propuesta y con qué apoyo electoral se deberá hacer frente a esta coyuntura crítica para España", siempre en el supuesto que se vea impotente y sin idea de cómo proceder.

El expresidente también considera que si La Moncloa no encuentra apoyos suficientes para promover sus medidas, la única opción será pasar a ser un lobo solitario, en una alusión al artículo 155 de la Constitución, cuya invocación ha sido exigida por Albert Rivera, líder de Ciudadanos y principal valedor del actual Gobierno. "El Gobierno debe actuar tal y como la nación necesita que lo haga. Buscando cuantos apoyos pueda, pero sin ellos si eso retardara o condicionara el cumplimiento de su mandato constitucional", reza el texto.

"Los acontecimientos en Cataluña producen estupor. Por lo que son y por la entidad de la respuesta que han recibido hasta ahora. Un estupor que en muchos catalanes se manifiesta ya en una dramática sensación de abandono institucional", agrega.

"El acoso a la Policía Nacional y a la Guardia Civil, inconcebiblemente eficaz y duradero, no ha hecho más que agravar esa sensación, ante la impunidad de los que saben que si consiguieran desalojar a las Fuerzas de Seguridad, desalojarían, simbólica y realmente, al propio Estado", prosigue el conservador en su artículo.

"Pero, frente a todo eso, hay una nación española que no desiste, que no va a desistir. Y por supuesto la hay también en Cataluña. Una nación que, de nuevo en una hora crítica y ante un inocultable vacío, ha encontrado en la Corona su mejor intérprete, sensibilidad, aliento para superar esta crisis y fortaleza en la defensa de la unidad y permanencia de España. Una comunidad de hombres y mujeres libres e iguales, amparados por la ley y dueños de la decisión sobre su futuro común que no están dispuestos a ser expropiados de ese derecho por una minoría", sigue.

"Esa nación integradora, construida sobre la libertad y sobre uno de los ejercicios de diálogo auténtico más profundos, más sinceros e inclusivos y más provechosos que hayan existido en la historia contemporánea, recuperada para la historia por la Constitución, merece ser defendida y convocada con urgencia por sus instituciones para dar continuidad a su mejor trayectoria. Seguramente, lo que pueda hacer sólo el Gobierno no sea suficiente, pero es absolutamente indispensable que lo haga y que lo haga el primero, porque sus responsabilidades no son transferibles y porque es con ellas con lo que se debe abrir el paso a todo lo demás".

De acuerdo a la fundación, "hay por delante decisiones apremiantes que pueden resultar críticas y ante las que nunca se insistirá lo suficiente en el valor de la unidad. Los pactos fundamentales sobre los que se ha asentado nuestra convivencia ya han sido rotos, y habrá que ocuparse de ello. Pero ahora urge enfrentar no un simple desafío, sino un ataque frontal a la ley, a la democracia y a los derechos de nuestros conciudadanos. A España, en suma. Un ataque que está en curso y que no ha perdido posiciones desde que se inició. Al contrario. Hasta el punto de que sus primeros responsables continúan desarrollando sin mayor obstáculo su actividad ordinaria".

"No es posible declarar muerta la democracia en Cataluña y no hacer nada que rebase el umbral de lo retórico para reducir a cero la capacidad de acción de los verdaderos responsables de ese crimen", prosigue.

Así las cosas, el expresidente estima que "el Gobierno debe emplear todos los instrumentos constitucionales que en virtud de las mayorías parlamentarias actuales no sólo están a su disposición sino que tiene la inexcusable obligación de utilizar. Y de hacerlo inteligente y eficazmente. Su mayoría parlamentaria - recuerda- es suficiente para activar toda la potencia política prevista para la defensa de la Constitución. No se puede pretender hallar ahí excusa aceptable alguna para continuar en la inacción, ni ampararse en cálculos de oportunidad, eficacia o coste. Todas esas cautelas desaparecen cuando se comprende la magnitud de la amenaza".

El artículo cierra con la siguiente cita:"la ley es el precio de la libertad, la libertad es el premio de la ley".

Colección de críticas

La de Aznar es solamente una crítica más al pobre desempeño con que Rajoy ha manejado, o intentado manejar, el desafío independentista de Barcelona. Desde Bruselas se criticó la fuerza con la que las fuerzas de seguridad del Estado atacaron a los votantes y manifestantes independentistas el domingo. La severidad de las críticas de la Comisión Europea se unieron al malestar de París y Berlín, dos socios que Madrid no puede darse el lujo de molestar.

Los problemas se le amontonan también al Gabinete. El PSOE confirmó la reprobación de la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, acusándola de ser la responsable precisamente de las violentas reprensiones de la policía y la Guardia Civil a los catalanes.

Aznar pierde la paciencia con Rajoy y le sugiere que convoque elecciones
Comentarios