El avión iraní retenido en Buenos Aires o el caso que enfrenta a Venezuela y Argentina

Avión de Emtrasur. _ Twitter
Avión de Emtrasur. / Twitter

Nicolás Maduro reclama a Alberto Fernández la devolución del avión "secuestrado" junto a 5 tripulantes iraníes y 14 venezolanos desde el pasado 8 de junio. La justicia argentina investiga posibles nexos con el terrorismo. 

El avión iraní retenido en Buenos Aires o el caso que enfrenta a Venezuela y Argentina

El ‘caso avión iraní-venezolano’ tensa la relación entre Argentina y Venezuela. El presidente Nicolás Maduro ha reclamado este lunes a su par argentino, Alberto Fernández, la devolución de un Boeing "secuestrado" junto a 5 tripulantes iraníes y 14 venezolanos desde el pasado 8 de junio, mientras la justicia argentina investiga toda la trama de la aeronave por sospechas sobre sus nexos con el terrorismo. 

El líder chavista ha advertido al presidente argentino que está bien “arrecho [molesto] por el robo del avión en Argentina”; y ha llamado a los movimientos sociales, sindicales y políticos de la “Argentina patriótica” y “peronista” a brindarle su apoyo para “el rescate del avión, para la liberación de los pilotos secuestrados”. 

En Caracas, decenas de empleados de las aerolíneas venezolanas han marchado este martes hacia el Parlamento al grito de “devuelvan el avión”. En la sesión parlamentaria del día, el chavismo ha acusado a la justicia argentina de ser un peón político de Estados Unidos.

“¡Nos devuelven el avión y a nuestros hermanos secuestrados!”, ha subrayado el jefe de la Asamblea Nacional, Jorge Rodríguez, durante la jornada, en la que se ha aprobado un acuerdo en repudio a “la intención aviesa del Gobierno de los EE UU de apropiarse ilegalmente del avión secuestrado”. “Que no nos vengan con mentiras, fue un vulgar secuestro. Queremos de vuelta a nuestros compatriotas que están retenidos en Argentina sin ninguna excusa”, remató.

Caso avión iraní-venezolano

La polémica estalló el pasado 8 de junio cuando un Boeing 747 de la aerolínea Emtrasur aterrizó en el aeropuerto internacional de Ezeiza, en Buenos Aires, por falta de combustible. Dos meses después, la aeronave continúa retenida en territorio argentino, a algunos iraníes se les ha confiscado el pasaporte y la justicia ha abierto una investigación por presuntas irregularidades, que han levantado sospechas sobre el avión, las personas que viajaban a bordo y el motivo del vuelo. 

Un dato clave para entender esta trama es el pasado del avión: antes de ser registrado como parte de la flota de Emtrasur, la aeronave operó por más de 15 años para Mahan Air, una compañía iraní sancionada por Estados Unidos; y que está bajo sospecha por sus supuestos vínculos con la Fuerza Quds, una división de los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán (IRGC), que Washington considera como grupo terrorista. 

Pero el asunto va mucho más allá: al margen de las acusaciones de Washington, Argentina señala a miembros de este grupo de élite como responsables del atentado a la AMIA (Asociación Mutual Israelita Argentina), un ataque que en 1994 dejó 85 muertos, 300 heridos y una nación herida para siempre.

Los medios locales detallan que el juez Federico Villena, al frente de la investigación, pretende determinar con las pesquisas si algunos de los miembros de tripulación tenía un objetivo diferente al comunicado en el plan de viaje: transportar componentes destinados a la producción de paneles de instrumento y asientos para el modelo de coche Taos, que Volkswagen produce en Argentina, desde la ciudad mexicana de Querétaro. 

“Los terroristas hacen ensayo y error”, alertó cuando estalló el escándalo el presidente de la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA), Jorge Knoblovits. “Un avión venezolano ya es para preocuparse. Un avión iraní también es para preocuparse. Un avión venezolano iraní es para preocuparse más”, subrayó. “Irán es un Estado terrorista. En este país hay dos atentados terroristas impunes, a la embajada de Israel y la AMIA”.  

El País añade que la justicia argentina actualmente está a la espera de que lleguen informes especializados desde Estados Unidos, Uruguay, Venezuela, Aruba y República Dominicana para complementar la investigación. El Gobierno de Estados Unidos, por su parte, ha pedido a Argentina la confiscación del avión por la presunta violación a las leyes de exportación.

 

Tensión diplomática

En paralelo, la tensión diplomática entre Venezuela y Argentina por este caso se eleva. Jorge Rodríguez, considerado un peso pesado del chavismo, ha llegado al punto de tildar de “ladrona” a la fiscal argentina que lleva el caso e incluso ha supeditado la posibilidad de diálogo con la oposición venezolana, que negocia la comunidad internacional y lleva casi un año estancadas, a lo que ocurra con la aeronave de Emtrasur retenida en Buenos Aires.

“No nos vamos a mover ni en cosas de diálogo ni en cosas de negociación, ni en ninguna cosa de esa. Muy sencillo, igual que como dijimos con el diplomático secuestrado, Álex Saab”. “¡No nos vamos a dejar robar el avión! ¡Estamos bien arrechos por el robo del avión en Argentina; ya basta de abusos; ya basta!”, expresó Nicolás Maduro. “Nosotros no queremos ese avion dentro de cinco años, lo queremos ya porque ese avión es de Venezuela”, remató Diosdado Cabello, número dos del chavismo. @mundiario

El avión iraní retenido en Buenos Aires o el caso que enfrenta a Venezuela y Argentina
Comentarios