Buscar

MUNDIARIO

Austria solicita el cierre de la ruta migratoria en el mar Mediterráneo

La petición del ministro del Interior austriaco se realiza justo después de que 9.000 migrantes fueran rescatados en el Mediterráneo durante la Pascua.

Austria solicita el cierre de la ruta migratoria en el mar Mediterráneo
El ministro austríaco del Interior, Wolfgang Sobotka. / RRSS
El ministro austríaco del Interior, Wolfgang Sobotka. / RRSS

Firma

Armando Diéguez

Armando Diéguez

Periodista guatemalteco formado en Ciencia Política y Literatura. Escribe en MUNDIARIO. Twitter: @mundiario

El ministro austríaco del Interior, Wolfgang Sobotka, ha pedido el cierre inmediato de la ruta mediterránea utilizada por los refugiados que buscan asilo en los países de Europa Occidental, según informaron medios locales este miércoles. Cerrar la ruta "es la única manera de acabar con el trágico y sin sentido naufragio en el Mediterráneo", dijo Sobotka.

Preguntado sobre el potencial de una barrera erigida en el paso del Brenner en la frontera entre Italia y Austria, Sobotka dijo: "En caso de una afluencia repentina, estamos equipados, y somo capaces de acelerar la gestión de fronteras en cuestión de horas". Según los organismos de ayuda de la ONU, cerca de 9.000 migrantes fueron rescatados en el Mediterráneo durante el fin de semana de Pascua. A medida que las condiciones meteorológicas mejoren, se espera que más emigrantes lleguen a Europa.

Sobotka considera que "Un rescate en alta mar no puede ser un billete para llegar a Europa, porque da al crimen organizado todos los argumentos para persuadir a la gente de escapar por razones económicas". En el verano pasado, Austria defendió el cierre de la ruta de los Balcanes Occidentales utilizada por miles de inmigrantes que proceden de Oriente Medio, y que buscan su camino hacia los países de Europa Occidental.

El ministro austríaco de Defensa, Hans Peter Doskozil, dijo el pasado mes de febrero que Viena planea aumentar la cooperación con 15 países a lo largo de la ruta de los Balcanes para evitar que los migrantes lleguen al norte de Europa, alegando que la UE no protege adecuadamente sus fronteras externas.