Auge del nacionalismo basado en el adoctrinamiento y aupado por Podemos

Carles Puigdemont (de pie), presidente cesado de la Generalitat. / Twitter
Carles Puigdemont (de pie), presidente de la Generalitat. / Twitter

Es posible frenar un movimiento nacionalista que toma un atajo ilegal dando pié al uso de la fuerza defendiendo el estado de derecho, pero eso solo no marcará su final.

Auge del nacionalismo basado en el adoctrinamiento y aupado por Podemos

El nacionalismo no tiene un origen genético, ni siquiera en alguno de los argumentos tópicos tales como cultura, idioma, clima, el color de los ojos o un sentimiento ancestral, es simplemente una consecuencia del adoctrinamiento continuado que hace incapié en los hechos diferenciales, en los reales y en los que se inventan, que suele ser la mayoria. En Europa hay doscientos idiomas o dialectos y no por eso hay doscientos países aunque si es una de las claves para dificultar el mestizaje que da lugar al fin de los odios alentados desde extraños intereses, así es mas fácil el odio racial en Estados Unidos donde se vive en guetos de ricos y pobres, blancos y negros, judios y cristianos o musulmanes, que en Brasil donde todos son mulatos. 

En general hablamos de movimientos que mueren y renacen periódicamente manteniendose siempre en partidos minoritarios que toman fuerza en las regiones ricas  mientras que las pobres se abstienen de estas veleidades. Y aunque hemos visto nacionalimos como el de Hitler con su obsesión por reunificar todas las regiones de habla alemana, es más habitual el caso español donde las regiones más ricas, País Vasco y Cataluña, son las que reunen más nacionalistas radicales, los que quieren independencia, algo parecido a lo ocurrido en Europa donde los países que reciben recursos son muy europeistas pero los que han de aportar, caso de Gran Bretaña, lo son mucho menos. 

Ciñiéndonos al caso español, y concretamente al catalán, vemos como siempre se han mantenido en minoría. En el 9N, con sus dos millones de votantes, en las elecciones autonomicas, o en el "referéndum" del 1 de octubre, también con el mismo techo, cerca de dos millones que apoyan la secesión frente a los 3,5 millones que no lo hacen. Esta tesitura descolocó a Artur Mas que en su dia pidió un apoyo mayoritario a Junt pel Si que no logro, e incluso sumando a la CUP no sobrepasaron el 48% de los votantes.

Artur Más tenía razón porque para promover un cambio en el Estatut, la Constitución, o cualquier ley fundamental, se requieren 2/3 de los diputados en cualquier Parlamento del mundo y en Cataluña también, pero ese techo que les impide lograr ni el 50% de los votos (aunque la obsoleta ley electoral les permita gobernar), fue sustituido por una idea de la CUP, tomar la calle para parecer más. Esto solo requiere introducir en el adoctrinamiento engaños plasmados en libros de texto a medida, fomentar el odio a lo español que les roba, y poner afines al frente de la televisión, las radio, y la  prensa subsidiada, y ya puestos, también en los cuerpos de seguridad.

Así se llega a que una corriente que jamás superó el 35-38% de los catalanes haya logrado que mas del 50% de los profesores sean independentistas, profesores que aleccionan niños que convertidos en escudos humanos dan pie a que se declare una republica independiente catalana en base a una consulta donde se pudo votar donde se quisiera, cuantas veces se quisiera, y sin censo, un 38,49% que sigue dejando la cifra mágica como minoritaria pero que vale para asustar al mundo con la existencia de un conflicto que podría contagiarse a otras muchas regiones dando lugar a un Europa ingobernable. 

Este tema creo que no merece más comentarios pero si deberíamos fijar nuestra atención en la actitud de Podemos, sin el que nada de esto sería posible. Las palabras de Iglesias llevaron al Sr. Tarda, diputado de ERC, a afirmar que su referéndum contaba con 82 votos a favor sumando a su causa a Cat en Comú- Podem, y también a Echenique a decir que detrás de la manifestacion del dia 8 de Octubre esta la Falange y Vox, una manifestación franquista o fascista, como se prefiera. La verdad es que si fuese cierto que la extrema derecha española, residual y extraparlamentaria actualmente, moviliza a un millón de personas, todos deberíamos estar muy preocupados pero afortunadamente nadie lo cree.

Pablo Iglesias es el que ha dado vida y voz a los nacionalistas valencianos y gallegos, y animado con sus agentes tipo Colau, al Pais Vasco y Cataluña además de relanzar una versión dura del comunismo que representaba IU, y que ahora escandaliza hasta a su lider anterior, Llamazares. Sin Podemos, Pedro Sánchez no se habría radicalizado, estaría gobernando con Ciudadanos y reformando España con su 250 puntos pactados, y el problema catalán jamás habría llegado aquí ni el PSOE habría tomado la deriva actual.

Los Españoles que ven con estupor todo lo que sucede, hablan claramente con su intención de voto o simpatía. Ciudadanos se dispara al alza por ser el unico partido que apoya aplicar el articulo 155 de la Constitución desde el principio, y los que nadan en aguas turbias y confusas, todos los demás, descienden con la excepción de ERC que sigue subiendo lo que baja PDCat, antigua CDC de Artur Mas, a la que empuja a la desaparición para hacer matrimonio con Podemos con la que ya está en permanente contacto. Reflexionemos, Iglesias ya habla de nación de naciones y soberanía compartida como si fuéramos Gibraltar o Andorra.

Auge del nacionalismo basado en el adoctrinamiento y aupado por Podemos
Comentarios