Ataques sónicos en Cuba: un misterio que sigue sin resolverse

Embajada de Cuba en Estados Unidos. / Indicepr.com
Embajada de Cuba en Estados Unidos. / Indicepr.com

Luego de más de un año las respuestas siguen estando en el aire. El Secretario de Estado Rex Tillerson ha ordenado abrir una nueva investigación de alto nivel para llegar a la raíz del asunto.

Ataques sónicos en Cuba: un misterio que sigue sin resolverse

El misterio de los ataques sónicos a diplomáticos estadounidenses en Cuba sigue sin resolverse. La investigación se encuentra en un punto muerto y las respuestas continúan estando en el aire. Nadie puede explicar qué pasó. El Secretario de Estado Rex Tillerson ha ordenado esta semana que se abra una nueva investigación de alto nivel para llegar a la raíz del asunto que ha mantenido a las autoridades en vilo durante más de un año.

El enigma de los “ataques acústicos”, que afectó a más de 20 diplomáticos estadounidenses, asentados en La Habana, salió a la luz a finales de 2016, cuando una agresión sónica sacudió la embajada de EE UU en la isla y produjo repercusiones significativas, como mareos, confusión mental, sordera y lagunas de vocabulario básico a los afectados. Desde entonces el caso sigue sin avanzar demasiado.

El FBI se instaló en Cuba para investigar a fondo, el Gobierno de Raúl Castro ofreció su colaboración para esclarecer el extraño caso y la administración republicana sumó todos los esfuerzos posibles, pero el origen de los supuestos ataques sigue siendo incierto. Durante estos meses las teorías que se han manejado han sido diversas. Tanto, que incluso la hipótesis de atentados acústicos ahora ha sido puesta en duda.

De hecho, un alto funcionario del Departamento de Estado dirigido por Tillerson, Todd Brown, reconoció este martes lo que ya sabíamos: EE UU sigue dando palos de ciego en el caso. En una audiencia en el Senado, el representante prefirió enterrar la hipótesis que se filtró a la prensa desde el inicio del escándalo. "No estoy diciendo que sea un ataque acústico, pero sí sabemos que hay un elemento acústico asociado con ellos, que puede ser parte de otro tipo de ataque", señaló Brown. "Yo no descarto nada", agregó.

Ahora, la Junta de Revisión de Responsabilidades, una oficina especializada en daños a personal o instalaciones diplomáticas en el extranjero, se encargará de llevar a cabo la nueva pesquisa ordenada por Tillerson. 

Las teorías en torno al enigma son variadas, aunque han sido dos las que han tomado mayor fuerza: la primera, que disidentes del aparato de inteligencia cubano ejecutaron los ataques sónicos para boicotear el deshielo entre Washington y La Habana. La segunda, apunta hacia un tercero como responsable. Se habla principalmente de los rivales de EE UU: Rusia, Irán o Corea del Norte.

Por su parte, Washington, ha evitado lanzar una acusación directa contra Cuba, aunque ha dejado claro que, a su juicio, La Habana, pudo haber hecho más para cumplir con su deber de proteger a su personal. El misterio ha traído como consecuencia el retiro de parte del personal de la embajada norteamericana en la isla, la expulsión de 15 diplomáticos cubanos, y el cese indefinido de la emisión de visados a cubanos. Por si fuera poco, el escándalo ha llegado para añadir pólvora a las eternamente quebradas relaciones entre la isla caribeña y la nación norteamericana. El misterio sigue creciendo. @mundiario

 

 

Ataques sónicos en Cuba: un misterio que sigue sin resolverse
Comentarios