Así fue el proceso por el que Trump eligió a su candidato a vicepresidente

Mike Pence y Donald Trump. / cnbc.com
Mike Pence y Donald Trump. / cnbc.com

Mike Pence es el elegido por el magnate para competir por la titularidad del Ejecutivo federal. Trump oficializará el nombramiento este mismo sábado en una conferencia de prensa.

Así fue el proceso por el que Trump eligió a su candidato a vicepresidente

Tras casi 24 horas de drama e intriga, Donald Trump ha confirmado en su cuenta de Twitter que Mike Pence, gobernador de Indiana, será su compañero de fórmula para la presidencia en las elecciones de noviembre. Trump anunció que Pence será oficializado como candidato durante una conferencia de prensa el sábado. 

La decisión llegó apenas un día después de que corrieran por todas partes los rumores de que Trump ya había elegido a Pence, los cuales fueron negados por el equipo de campaña del empresario. El virtual candidato presidencial del Partido Republicano debió haberse presentado en público con su compañero de fórmula en la mañana de este viernes, pero decidió posponer el acto debido al atentado de Niza, Francia.

Pence aterrizó en Nueva York en la tarde del jueves y se reunió con el equipo más cercano a Trump previó a juntarse con éste en persona para planificar la conferencia conjunta del sábado. El empresario, sin embargo, se encontraba en Los Ángeles en una actividad de recolección de fondos, por lo que canceló la reunión. A pesar de ello, varios reporteros habían pillado a Pence registrándose en un hotel cerca a la Torre Trump en Nueva York, por lo que Trump mismo tuvo que salir a calmar los vientos diciendo que "todavía tengo que aclarar mi mente y tomar la decisión (de quién sería su segundo)" y disipar todos los rumores.

La movida, en general, fue todo un torbellino que desafió las leyes de la diplomacia y del tacto con el que los candidatos tienden a manejar este tipo de situaciones. Pero Trump, precisamente, nunca ha sido un candidato tradicional o respetuoso de procesos, y no tuvo reparos en levantar y agitar los vientos durante casi dos semanas. Tan sólo la semana pasada el especialista en bienes raíces apareció junto al gobernador de Tenessee, Bob Corker, quien a la larga terminaría descalificándose a sí mismo de la carrera por el puesto. Seguido a esto, sostuvo una reunión con Newt Gingrich, exvocero de la Casa Blanca, para después ser presentado en un acto público con Chris Christie, gobernador de Nueva Jersey. Todos esos actos oficiales no hicieron sino confundir más a los analistas que esperaban atinar a quién sería el elegido.

Pence fue el último en aparecer públicamente con Trump, y lo hizo al aparecer a su lado sobre la tarima en un mitin celebrado en Indiana el jueves pasado. A la mañana siguiente, ambos se reunieron en Indianapolis, en una cita a la que fueron invitados los hijos del gobernador. No obstante, el séquito que acompañó a Trump en dicha reunión no terminaba ahí, pues también asistieron Gingrich y el senador de Alabama, Jeff Sessions, considerados también en su momento para el puesto que a la larga le fue dado a Pence.

Pero la decisión final fue tomada este mismo miércoles. De acuerdo a fuentes del partido derechista, los asesores más cercanos al magnate le presionaron para que eligiera a Pence. El argumento, elaborado principalmente por Paul Manafort, jefe de campaña, es que el excongresista y leal conservador podría ayudarlo a ganarse el favor del ala más fuerte del partido, todavía recelosa de admitir que será Trump quien les representará en las elecciones presidenciales. Manafort no confiaba ni en Gingrich ni en Christie por considerarlos a ambos políticos con su propia red, a la cual obedecerían sin titubear en caso de llegar al poder, por lo que su lealtad a Trump como presidente podría estar severamente condicionada. Manafort no quiso riesgos y apostó por alguien que no se atrevería a cuestionar el liderazgo de su cliente. 

Sin embargo, del lado del empresario el dilema es al revés. Si bien los recelos de Manafort pueden tener cierto fundamento, la realidad es que Trump conoce desde hace años tanto a Gingrich y a Christie, a quienes considera sus amigos y quienes le han demostrado su lealtad y fe en él en discursos y apariciones públicas. Al final, el mismo precandidato a reconocido que confía en su instinto, el que le ha hecho escoger a Pence pese a los riesgos que él mismo considera de no tener a su lado a un amigo sino a un desconocido.@hmorales_gt

Así fue el proceso por el que Trump eligió a su candidato a vicepresidente
Comentarios