La Asamblea Nacional de Venezuela denuncia un golpe de Estado del presidente Maduro

Nicolás Maduro junto a los miembros del Tribunal Supremo de Venezuela. / Twitter.
Maduro junto a los miembros del Tribunal Supremo de Venezuela.

Julio Borges, el presidente de la Asamblea Nacional, de mayoría opositora, dijo en una rueda de prensa que van a ignorar la sentencia del Tribunal Supremo de Justicia que en la noche del miércoles anuló cualquier función del poder legislativo tras declararlo en desacato.

La Asamblea Nacional de Venezuela denuncia un golpe de Estado del presidente Maduro

En un intento por incrementar sus poderes de facto en Venezuela, el régimen de Nicolás Maduro absorbió las facultades constitucionales de la Asamblea Nacional (Parlamento), en lo que es visto desde EE UU como el paso final de un gradual “autogolpe” ejecutado a cámara lenta que incrementa la inestabilidad política y los riesgos de violencia en el país, según aventura El Nuevo Herald de Miami. En respuesta al golpe de Maduro, la Organización de Estados Americanos (OEA) convocó a una reunión de emergencia de su consejo permanente para tratar de nuevo la crisis venezolana.

El gobernador del estado Miranda, Henrique Capriles, calificó como “golpe de Estado”, la más reciente sentencia del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ). En general, la oposición venezolana acusó este jueves al presidente Nicolás Maduro de llevar a cabo un “golpe de Estado”, después de que el Tribunal Supremo —controlado por el chavismo— decidiera retirar las competencias a la Asamblea Nacional, con mayoría opositora, por estar supuestamente en “desacato”.

Durante una rueda de prensa en la ciudad de Bogotá, el líder opositor se refirió a la sentencia de la Sala Constitucional del TSJ, en donde asumen las competencias del parlamento legislativo, informa el diario El Universal de Caracas. “Estamos en un escenario distinto al que se vivió en Perú, en estos momentos no se ven tanques rodeando el parlamento, lo están haciendo a través del Tribunal Supremo de Justicia”.

El presidente del Parlamento de mayoría opositora, Julio Borges, dijo en una rueda de prensa que van a ignorar la sentencia del Tribunal Supremo de Justicia que en la noche del miércoles anuló cualquier función del poder legislativo tras declararlo en desacato.

Es un auténtico golpe de Estado para el que no cabe la más mínima matización, dice el diario español El País en un editorial. 

La anulación de las competencias de la Asamblea Nacional venezolana, el traspaso de estas al Tribunal Supremo de Justicia —controlado por el chavismo— y la asunción de poderes extraordinarios en materia penal, militar, económica, social, política y civil por parte de Nicolás Maduro supone un mazazo institucional de una gravedad extrema, sin parangón desde que comenzara la crisis institucional en Venezuela. Es un auténtico golpe de Estado para el que no cabe la más mínima matización, dice el diario español El País en un editorial.

La Asamblea Nacional es el órgano legislativo legítimo según establece la Constitución venezolana —diseñada e impulsada por Hugo Chávez— y fue democráticamente elegida por última vez en las elecciones de diciembre de 2015.

La sentencia número 156, divulgada el miércoles por la noche, ordena que la Sala Constitucional del TSJ o una instancia que esta designe asuma el rol del Legislativo para garantizar el “Estado de derecho”.

La Asamblea Nacional de Venezuela denuncia un golpe de Estado del presidente Maduro
Comentarios