Armengol llama a preservar el parlamentarismo en su discurso inaugural

Francina Armengol, presidenta del Congreso. / RR SS.
Francina Armengol, presidenta del Congreso. / RR SS.
La presidenta del Congreso llamó a ejercer el parlamentarismo de manera leal y honesta, destacando la importancia de preservar la institución en un contexto político polarizado. El discurso generó reacciones divididas en el hemiciclo.
Armengol llama a preservar el parlamentarismo en su discurso inaugural

La presidenta del Congreso de los Diputados, Francina Armengol, ha pronunciado un enérgico discurso durante la apertura de la XV legislatura, haciendo un llamamiento a la lealtad y honestidad en el ejercicio del parlamentarismo. Armengol destaca la necesidad de evitar la degradación y desaparición del sistema parlamentario, citando a Manuel Marín y recordando que la Constitución es el punto de encuentro.

En un discurso apasionado, la presidenta del Congreso  ha enfatizado la importancia de preservar el parlamentarismo de manera leal y honesta. Haciendo referencia al expresidente del Congreso, Manuel Marín, Armengol subrayó que la Constitución sigue siendo el punto de encuentro para la sociedad. En un contexto de democracias erosionadas en todo el mundo, la presidenta del Congreso instó a esforzarse por conservar la democracia en España.

"Hoy somos un país que renueva su compromiso con la democracia", declaró Armengol, señalando los desafíos enfrentados durante la pandemia y el crecimiento económico. Sin embargo, reconoció la polarización presente en la sociedad y la necesidad de dar ejemplo desde la transparencia y el respeto.

En la conclusión de su discurso, Armengol enumeró los retos de la nueva legislatura, destacando la lucha por la igualdad entre mujeres y hombres como el primer desafío urgente. Hizo un llamado a abordar la violencia machista y a trabajar por la eliminación de desigualdades, la justa redistribución de la riqueza y la acción responsable frente al cambio climático.

Reacciones divididas en el hemiciclo

El discurso de Armengol no fue bien recibido por la derecha, representada por los diputados del PP y de Vox, que se abstuvieron de aplaudir. El líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, lo calificó como "una provocación", considerándolo el peor discurso de un presidente del Congreso que ha escuchado en su vida. El portavoz del PP, Borja Sémper, expresó su disconformidad y señaló que Armengol actuó más como portavoz del Gobierno que como presidenta del Congreso.

Las discrepancias se intensificaron cuando Armengol mencionó leyes "históricas" como las del aborto y la eutanasia, generando protestas y un evidente malestar en la bancada de la oposición. La falta de aplausos por parte de la derecha evidenció las divisiones políticas presentes en el hemiciclo. @mundiario

Comentarios