Armengol dice que ni ella ni nadie de su Gobierno está siendo investigado ni sale en el sumario

Francina Armengol. / Mundiario
Francina Armengol. / Mundiario
El PP exige la dimisión de la presidenta del Congreso de los Diputados por tener “sospechas” sobre su implicación en la trama.
Armengol dice que ni ella ni nadie de su Gobierno está siendo investigado ni sale en el sumario

En una comparecencia en la Cámara baja, la presidenta del Congreso, Francina Armengol, se ha defendido de las acusaciones del Partido Popular (PP) en relación con el caso Koldo, centrado en la gestión de contratos de mascarillas durante su mandato como presidenta de Baleares. Armengol negó cualquier tipo de investigación en su contra o de su Gobierno, destacando que no aparecen en el sumario.

La petición de dimisión registrada por el PP el lunes generó tensiones, y Armengol criticó duramente al partido por lo que considera un salto de líneas éticas en la política. "En política no todo vale y no todos los políticos somos iguales", afirmó la presidenta del Congreso. Armengol alegó que las mascarillas las eligieron los técnicos y dijo que es “víctima, no cómplice” del caso Koldo. La presidenta del Congreso evitó concretar qué persona del Ministerio de Transportes recomendó la empresa del caso Koldo al anterior Gobierno de Baleares, cuando ella era presidenta.

En su intervención, Armengol desmintió haber dado instrucciones para la contratación de una empresa específica y señaló que ni ella ni su Gobierno están bajo investigación. La líder política también arremetió contra el portavoz parlamentario del PP, Miguel Tellado, quien figura en el sumario en una conversación con Koldo García, aunque la veracidad de un encuentro entre ambos no ha sido comprobada por los investigadores.

La presidenta detalló el contexto de la compra de mascarillas por un contrato de 3,7 millones de euros, destacando que se adquirieron como FFP2, pero posteriormente los análisis revelaron que no cumplían con dicha especificación. Armengol justificó la decisión de almacenarlas como mascarillas quirúrgicas, subrayando la urgencia de la situación en abril de 2020 y la necesidad de aprovisionar material en plena pandemia. También explicó que se buscaba reclamar a la empresa la diferencia de precio entre las FFP2 y las quirúrgicas.

En cuanto a las elecciones, Armengol afirmó que la reclamación se realizó antes de los comicios de mayo de 2023, cumpliendo con los plazos establecidos. Además, destacó que, tras la victoria del PP con el apoyo de Vox, la responsabilidad sobre el expediente pasó al nuevo Gobierno, que deberá explicar cómo la empresa devolverá el dinero a la comunidad autónoma.

En otro frente político, a dos días de que expire el plazo para renegociar la ley de amnistía, el PSOE confía en aprobar la proposición sin cambios sobre el terrorismo. Esther Peña, portavoz del partido, aseguró que no tienen previsto realizar ninguna modificación, pese a la convocatoria de la Comisión de Justicia para abordar la ley este jueves. @mundiario

Comentarios