Argelia amenaza con romper el contrato de gas con España si es derivado a Marruecos

El presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, y el presidente de Argelia, Abdelmajid Tebboune, en Argel. / La Moncloa
El presidente de España, Pedro Sánchez y el presidente de Argelia, Abdelmajid Tebboune, en Argel. / La Moncloa

Argel ve con malos ojos que España reabra el gasoducto del Magreb, de manera inversa, permitiendo que Rabat pueda adquirir gas natural por el Estrecho.

Argelia amenaza con romper el contrato de gas con España si es derivado a Marruecos

Argel agita nuevamente las aguas en el conflicto diplomático con el Gobierno de Pedro Sánchez, advirtiendo de que cortará el abastecimiento de gas a España, si este suministro termina siendo enviado a su eterno rival y vecino, Marruecos, a través de la reapertura del gasoducto del Magreb, como se anunció por el Ministerio para la Transición Ecológica meses atrás.

El Ministerio de Energía argelino se pronunció este miércoles, a través de un comunicado emitido por la televisión estatal, en el que condicionó continuar con el suministro de gas natural licuado (GNL) a España, y amenazó con revocar los contratos, si es que Madrid llega a desviar el gas a Rabat a través del gasoducto del Magreb de manera inversa.

“Cualquier transporte de gas natural argelino entregado a España, cuyo destino no sea otro que el previsto en los contratos, será considerado como incumplimiento de los compromisos contractuales, y, en consecuencia, podría dar lugar al incumplimiento del contrato que vincula a Sonatrach (la empresa estatal gasífera argelina) con sus clientes españoles”, ha dicho el Gobierno argelino en un comunicado.

Madrid responde a Argel

El ministro de Energía argelino, Mohamed Arkab, ha informado de que ha recibido un correo electrónico de parte de su homóloga española, la también vicepresidenta tercera Teresa Ribera, en el que se le comunica que el flujo del gasoducto (que parte de Argelia, pasa por Marruecos y llega a la Península Ibérica) será revertido desde Tarifa, en Cádiz, hasta Marruecos, para que así Rabat pueda tener acceso al GNL.

Por su parte, el Ministerio de Transición Ecológica respondió a Argelia alegando que Rabat le ha pedido apoyo a Madrid, para “garantizar su seguridad energética sobre la base de las relaciones comerciales”, y que España acordado prestar su colaboración “como corresponde hacer con cualquier otro socio o vecino”.

Los argumentos del Gobierno español sostienen que Marruecos comprará por sí mismo su propio GNL en los mercados internacionales, pero que, para tener acceso a sus cargamentos, “podrá desembarcarlo en alguna planta de regasificación peninsular y utilizar el gasoducto del Magreb para que llegue a su territorio”.

“En ningún caso el gas adquirido por Marruecos tendrá procedencia argelina. La activación de este mecanismo se ha hablado con Argelia durante los últimos meses y hoy ha sido comunicada al ministro argelino”, ha zanjado la cartera de Transición Ecológica.

España revierte el flujo del gasoducto

El gasoducto de Magreb-Europa se trata de una inversión que permite que Argelia, de quien depende España para obtener la mayor parte de su energía gracias a su producción de gas, fue cerrado en octubre de 2021 después de que Argelia decidiera no renovar su contrato, para evitar que Rabat siguiera cobrando los impuestos que recibía por el tránsito del gas por su territorio, en medio del fuerte conflicto diplomático que ambas naciones mantienen desde hace años.

Argelia es el principal apoyo del Frente Polisario, el movimiento que busca la independencia del Sáhara Occidental, por lo que cuando el Gobierno del presidente Pedro Sánchez decidió virar en su postura frente a la autonomía de la antigua colonia española, alegando que la opción de mantener al Sáhara como una región dependiente de Rabat, propuesta por Marruecos, es “la base más seria, realista y creíble” para resolver el contencioso. @mundiario

Argelia amenaza con romper el contrato de gas con España si es derivado a Marruecos
Comentarios