Aragonès apunta a la exdirectora del CNI en su querella por el espionaje con Pegasus

Pere Aragonès, presidente de Cataluña. / @perearagones
Pere Aragonès, presidente de Cataluña. / @perearagones

El magistrado de la Audiencia Nacional del caso ha ordenado al CNI que conserve el volcado al celular de Pedro Sánchez y otros tres ministros por las escuchas.

Aragonès apunta a la exdirectora del CNI en su querella por el espionaje con Pegasus

El president de la Generalitat, Pere Aragonès, ha descongelado la polémica por el caso de espionaje ‘Pegasus’, tras presentar una querella contra la exdirectora del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) Paz Esteban y contra NSO Group, la empresa desarrolladora y propietaria del software infeccioso con el cual se realizaron las escuchas contra funcionarios del Gobierno central y líderes soberanistas.

Aragonès venía redactando su demanda desde hace un mes, en la que al final ha sido dirigida directamente contra la directora Esteban, que fue cesada poco después de confirmar las escuchas realizadas contra al menos una veintena de dirigentes independentistas, entre los que figura el propio president, y la vulneración cibernética que sufrieron los móviles del presidente del Gobierno y la ministra de Defensa.

El documento reclama “descubrir los hechos en su integridad, preservar pruebas que puedan desaparecer, averiguar la identidad de los autores, evitar la impunidad de los hechos y asegurar el resarcimiento de los daños y perjuicios causados a las víctimas”, según recoge RTVE.

Además, la portavoz del Govern catalán, Patrícia Plaja, adelantó que la querella recoge la posible comisión de varios delitos relacionados con intrusión no autorizada en equipos informáticos; intercepción ilegal de comunicaciones; espionaje cibernético; producción, adquisición y uso de spyware, así como delitos relacionados contra los “derechos fundamentales”.

Piden extender las averiguaciones a todos los implicados

Cuando la investigación del Citizen Lab, publicada en The New Yorker sacó a la luz pública el espionaje contra más de medio centenar de líderes soberanistas, se produjo una fuerte fractura en la relación del Ejecutivo con sus socios de investidura. Aragonès denunció el hecho, pidió explicaciones y aseguró que tomaría represalias legales.

En medio de la controversia, el Gobierno desvió la atención del espionaje contra los independentistas catalanes y vascos, alegando que el móvil del presidente Pedro Sánchez, y después el de la ministra de Defensa, Margarita Robles, habían sido también infectados con el mismo software Pegasus, entre mayo y junio de 2021.

Con base en lo revelado por Citizen Lab, una de las vulneraciones que ha sufrido el president catalán fue en 2020. La portavoz Plaja ha detallado que las escuchas se realizaron en enero de ese año vinculadas a las negociaciones para la investidura de Sánchez, otra vez en medio de la inhabilitación del president catalán Quim Torra y en el “contexto político inmediatamente posterior” a la investidura del líder socialista al frente del Gobierno español.

Al líder de la Generalitat le han “atacado en al menos cuatro ocasiones, sin que se pueda asegurar que no haya habido más ataques”, pese a que, desde el Gobierno, al menos tras la comparecencia de Paz Esteban en el Congreso, se ha confirmado una intervención en el terminal de su móvil. Aunque las acciones penales van dirigidas hacia Esteban y la compañía israelí, “se deberá extender a cualquier persona física y jurídica a la que la instrucción pueda atribuir responsabilidades penales o civiles”.

El juez ordena conservar el volcado al móvil de Sánchez

El magistrado de la Audiencia Nacional que instruye la causa penal del caso Pegasus, José Luis Calama, ha ordenado este miércoles al CNI que conserve y ponga a disposición del juzgado el volcado que se realizó a los terminales del móvil de Pedro Sánchez, Margarita Robles, el ministro de Interior Fernando Grande-Marlaska y el ministro de Agricultura Luis Planas, bajo el marco de la investigación por las escuchas contra el Ejecutivo.

Calama apunta que “surge la necesidad de retener y conservar los efectos o instrumentos relacionados con el delito instruido en la presente causa”. En el auto, el magistrado explica que se ha acordado “la conservación, a disposición de este órgano judicial, de todos los volcados de información verificados sobre los terminales telefónicos referenciados, así como de cuanta información haya podido ser extraída de ellos, y de los informes de toda clase, sean preliminares, definitivos, o de cualquier otro tipo, elaborados al efecto”.

En otra resolución previamente dictada esta semana, el mismo magistrado había resaltado que las vulneraciones que sufrieron los móviles del presidente y tres de sus ministros ya no es una violación a su intimidad, sino que abrió la puerta para considerar que pudo haberse sustraído información susceptible, secretos de Estado tras el espionaje contra los ministros de Defensa e Interior, que “puedan comprometer gravemente la seguridad” de España. @mundiario

Aragonès apunta a la exdirectora del CNI en su querella por el espionaje con Pegasus
Comentarios