Aragonès congela las relaciones con el Gobierno por los casos de espionaje

Pere Aragonès. / RR.SS.
Pere Aragonès. / RR.SS.

El president de la Generalitat ha informado de que se mantendrán reuniones “técnicas” con La Moncloa, y exige una investigación por espiar a los independentistas.

Aragonès congela las relaciones con el Gobierno por los casos de espionaje

El president de la Generalitat de Cataluña, Pere Aragonès, ha anunciado durante la noche que el Govern congelará las relaciones con el Gobierno central, por el escándalo de espionaje, del que acusa al Ejecutivo español por presuntamente haber espiado, mediante el programa Pegasus, a más de 60 líderes independentistas catalanes y vascos entre 2018 y 2020.

Aragonès, acompañado por todos sus consejeros y su vicepresident, Jordi Puigneró, ha asegurado que “las cosas no pueden seguir igual”, tras conocerse que su teléfono móvil y los de otros líderes políticos y familiares fueron monitoreados “ilegalmente” mediante un software que sólo puede ser adquirido por los Gobiernos.

En este sentido, medios de comunicación como El País, explican que con esta suspensión “se verán afectadas reuniones de carácter más político como las de la Comisión Bilateral o la Conferencia de Presidentes, aunque Aragonès ha recordado sus dudas sobre este último foro. Las reuniones técnicas y sectoriales continuarán” y aseguran que el Govern ha decido no levantarse de la mesa del diálogo.

“La muestra de que hay un conflicto político en Cataluña es que nos han estado espiando”, ha asegurado el también líder de Esquerra Republicana (ERC) desde el Palau de la Generalitat. Desde la apreciación del president, la confianza que ha construido en los últimos años con el Ejecutivo de Pedro Sánchez, que permitió que el Gobierno de coalición contara con el respaldo de los grupos independentistas en su investidura, ha quedado gravemente afectada y ha recalcado que sólo la “transparencia” podrá recobrarla.

El Govern exige una investigación

El líder de la Generalitat sostiene que el primer paso para retornar a una “normalidad” en sus relaciones será que Sánchez, en calidad de presidente del Gobierno español, inicie una investigación interna del Ejecutivo con motivo de establecer responsabilidades dentro de sus departamentos, funcionarios y, principalmente, el Centro Nacional de Investigación (CNI), el organismo que los independentistas señalan como responsable de haber infectado sus móviles con el programa Pegasus.

También exigen que el Congreso apruebe una comisión que se dedique a investigar los presuntos casos de espionaje a los partidos nacionalistas. En concreto, también piden una reunión “cara a cara” entre Aragonès y Sánchez, para que el presidente español ofrezca declaraciones al líder de ERC. Además, el president anunció que formalizará una denuncia contra el Estado por violar su derecho a la intimidad.

Según Citizen Lab, el observatorio canadiense que ha destapado el mayor caso estudiado de espionaje con el software Pegasus en el mundo, el teléfono de Aragonès habría sido intervenido tras varios intentos, a través de un mensaje de SMS que le indicaba el enlace hacia un medio de comunicación, en enero de 2020.

El Gobierno, por su parte, se ha desvinculado de cualquier afirmación que sostenga que han participado en el espionaje. Su portavoz y ministra de Política Territorial, Isabel Rodríguez, ha rechazado directamente cualquier implicación del Ejecutivo en el caso, y ha afirmado que en España no se espía ni se intervienen teléfonos si no están avaladas con “amparo de la ley”. @mundiario

Aragonès congela las relaciones con el Gobierno por los casos de espionaje
Comentarios