Buscar

MUNDIARIO

Anticorrupción pide la imputación de Aguirre y Cifuentes por el caso Púnica

Los fiscales están convencidos de que hay suficientes pruebas para ello y también piden que se incluya a Ignacio González en el combo.
Anticorrupción pide la imputación de Aguirre y Cifuentes por el caso Púnica
Esperanza Aguirre en una comparecencia de prensa. / Twitter.
Esperanza Aguirre en una comparecencia de prensa. / Twitter.

Esperanza Aguirre y Cristina Cifuentes podrían ser imputadas por el caso Púnica a petición de la Fiscalía Anticorrupción. Los fiscales han presentado esta solicitud ante el juez de la Audiencia Nacional Manuel García-Castellón, quien lleva el caso de corrupción en la Comunidad de Madrid, de acuerdo a El País, valiéndose de fuentes judiciales. A ellas podría unirse también Ignacio González.

Las autoridades explican que este triunvirato de exdirigentes del Partido Popular deben ser incluidos en la pieza separada en la que se investiga la supuesta financiación ilegal de la agrupación celeste, que es una de las 16 ramas en que se ha ido partiendo la carpeta, abierta en 2014 y que tiene como fecha límite para su conclusión el 6 de junio de 2020.

El ministerio público también ha pedido a García-Castellón que mande a llamar a Javier Monzón a declarar como investigado. Monzón fue presidente de la empresa Indra de 1993 a 2015 y presidente no ejecutivo del grupo Prisa, a la que pertenece El País. Esta petición responde a la supuesta entrega de fondos de parte de Indra para las campañas electorales de 2007 y 2011 de Aguirre.

En marzo, la Guardia Civil mencionó por primera vez a Aguirre en esta trama encabezada por Francisco Granados, otrora hombre fuerte del PP en la capital. La Unidad Central Operativa (UCO) aseguró que Aguirre dio su visto bueno para favorecer a empresas que aportaran fondos para sus campañas de 2003 y 2007.

Dichas empresas, que pertenecen al argentino Daniel Horacio Mercado, se embolsaron hasta 7,4 millones de euros en esos cuatros años en distintos contratos. A fin de agilizar los pagos, el Gobierno comunitario modificó una batería de leyes autonómicas, a fin de que las adjudicaciones fueran aprobadas solamente por González, a la sazón vicepresidente autonómico.

La financiación irregular del Partido Popular incluye también las elecciones autonómicas de 2011. En aquella convocatoria, en la que Aguirre se hizo por tercera vez consecutiva con la mayoría absoluta en el Parlamento, el partido conservador inyectó hasta 6,2 millones de euros en su campaña, el doble de lo que la ley permite. De ese gran total, 1,25 millones de euros fueron obtenidos de la caja b que administraba el exgerente general del partido en la capital, Beltrán Gutiérrez, y que se abastecía de fondos aportados tanto por Granados como por González. En junio, la Guardia Civil presentó ante el juez un informe en el que explicaba que certifica que lndra aportó hasta 566.497 euros para la carrera propagandística del PP en las campañas de 2007 y 2011.

Aguirre había evadido todas las balas de polémicas que caían al partido desde diversos frentes, en los que incluso estaban involucrados muchos de sus allegados y ahijados políticos. De momento, y pese a que siempre se le asoció con gestiones corruptas, Aguirre se había mantenido ilesa de problemas puramente judiciales, llegando a negar en repetidas ocasiones su participación en tramas corruptas. @mundiario