Buscar

Angela Merkel: en la cuerda floja

Los dirigentes de la CDU empiezan a rebelarse contra el liderazgo de la veterana canciller y a exigir que la dirección del partido se renueve con miembros más jóvenes.

Angela Merkel: en la cuerda floja
Angela Merkel, canciller de Alemania. / RR SS
Angela Merkel, canciller de Alemania. / RR SS

Firma

Ibed Méndez

Ibed Méndez

La autora, IBED MÉNDEZ, es licenciada en Comunicación Social, mención audiovisual. Escribe en MUNDIARIO, donde también coordina el área de Sociedad y la edición AMÉRICA. @mundiario

El liderazgo de Angela Merkel comienza a tambalearse. Los doce años de privilegios que ha gozado la veterana canciller alemana dentro de su partido, la Unión Demócrata Cristiana (CDU), podrían pasar pronto al recuerdo. La mujer más poderosa del mundo -de acuerdo a la reconocida revista Forbes- y quien durante años ha ostentado el título honorifico de "madre" de Alemania, hoy está en la cuerda floja.

El panorama comenzó a oscurecerse –aún más- para Merkel hace unos días, cuando la germana cedió ante las presiones del presidente del SPD, Martin Schulz, y concedió a los socialdemócratas la poderosa cartera de Finanzas, con el fin de sellar un acuerdo que funcionara como base para poder formar un Gobierno estable.

Sin embargo, la noticia no fue bien recibida por los militantes del partido. Las críticas no tardaron en aparecer, y en las últimas 48 horas los reclamos de la CDU han alcanzado un tono peligroso. Además, la prensa alemana se ha encargado de añadir pólvora al asunto, al hablar incluso de una rebelión dentro de la formación, que pide el relevo generacional, y exige, en palabras elegantes, la renuncia de Merkel antes de que finalice la actual legislatura, tal como apunta el diario español El País.

La cuestión es sencilla: un cuarto mandato de Merkel no es una opción. “Queremos políticos jóvenes que formen parte del Gobierno y de la dirección del partido. Ya no nos queda mucho tiempo”, señaló hace poco Paul Ziemiak, el presidente de las juventudes de la CDU, al tiempo subrayaba la imperiosa necesidad de designar un nuevo líder para impedir que el partido continúe hundiéndose en las consultas de opinión.

A este dramático escenario habría que sumarle, además, que el descontento ha echado raíces más allá de las críticas. Este viernes el influyente líder democristiano Peter Hauk, que ocupa el cargo de ministro de Agricultura en el Gobierno regional de Baden Wurtemberg, dio un paso al frente y se convirtió en el primer dirigente que pidió la renuncia de Merkel a sus cargos de presidenta del partido y canciller. "Angela Merkel debe reconocer los signos de los tiempos y hacer posible una transición en esta legislatura", sentenció Hauk. @mundiario