Buscar

Las amenazas no detienen el plan de Sánchez para el Valle de los Caídos

Hace semanas que tanto los socialistas como Podemos denuncian pintadas y carteles empapelando sus respectivas sedes, todas ellas con la firma de grupos de extrema derecha.

Las amenazas no detienen el plan de Sánchez para el Valle de los Caídos
Pedro Sánchez, presidente del Gobierno. / @sanchezcastejon
Pedro Sánchez, presidente del Gobierno. / @sanchezcastejon

Firma

Tatiana Ferrín

Tatiana Ferrín

La autora, TATIANA FERRÍN, es hispano-venezolana y tiene más de 10 años de experiencia en medios digitales. Trabajó en diarios de Caracas (Venezuela) y Miami (Florida, EE UU) y ahora escribe en MUNDIARIO, donde también coordina la edición GALICIA y el área de Política. @mundiario

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha denunciado este viernes a través de las redes sociales las distintas pintadas que han venido apareciendo en sedes del PSOE. Éstas han sido realizadas por grupos de extrema derecha en protesta por la intención del Gobierno de exhumar los restos del dictador Francisco Franco del Valle de los Caídos.

“Las casas del pueblo del PSOE amanecen así desde hace semanas”, subraya Sánchez en un tuit en el que adjunta varias fotografías con ejemplos, reseña La Vanguardia. En las distintas sedes, se pueden ver pintadas o carteles con lemas como “el Valle no se toca” o acusando a Sánchez de “profanador de tumbas”.

A pesar de estas amenazas, Sánchez utiliza el mismo tuit para dejar claro que no tiene intención de frenar sus planes para el mausoleo franquista, que pasan por sacar los restos del dictador, y convertir el Valle en un lugar de “reconciliación y memoria”. “La democracia española no se puede permitir monumentos que ensalcen la dictadura franquista. Pronto serán pasado. Seguimos adelante”, ha prometido el presidente del Ejecutivo.

 

Como resalta el medio, hace semanas que tanto los socialistas como Podemos denuncian pintadas y carteles empapelando sus respectivas sedes, todas ellas con la firma de grupos de extrema derecha. El pasado 17 de julio, la víspera del llamado “alzamiento nacional” (el golpe de estado que desencadenó la Guerra Civil en 1936), militantes de la extrema derecha se manifestaron en el monumento y lanzaron consignas franquistas.

El pasado mes de julio, el presidente popular Pablo Casado declaraba que él no gastaría “un euro” en desenterrar a Franco y acusaba al líder socialista de “fracturar a la sociedad”. Por su parte, Albert Rivera (Cs) se ha mostrado abierto a apoyar la iniciativa de Sánchez solo si el Gobierno accede a convertir el Valle en una suerte de Arlington español, es decir, un “cementerio nacional” que dé sepultura a los militares españoles. @mundiario